A rodar de nuevo

Dina invierte 130 mdd para volver a producir autobuses en Ciudad Sahagún.
José Antonio Durán

Nunca quebró, pero estuvo cerca. La añeja compañía de vehículos pesados Diesel Nacional (Dina) regresa con una inversión de 130 MDD, para reactivar la planta de Ciudad Sahagún, Hidalgo, que durante años permaneció cerrada por su falta de competitividad, un adeudo de 20 MDD con proveedores y trabajadores sindicalizados y la muerte de su ex presidente, Rafael Gómez Flores.

Con una producción de dos vehículos al día (su capacidad es de 23), la armadora reabrió en los primeros meses de 2008 con una inversión de 100 MDD, y ahora piensan inyectar 30 MDD más, dice José Martín Meléndez Romero, director Comercial de Dina Camiones.

La firma, que ahora preside Guillermo Gómez Flores, opera con una nueva plataforma, en un terreno de 30,000 m2, con la posibilidad de crecer al doble. Ahí se ensamblan cuatro modelos de autobús: tres de transporte urbano y un semiurbano (para recorridos de hasta 200 km).

Esta vez, Dina no vislumbra asociarse con otra automotriz como sucedió en el pasado con Mercedes-Benz. Ahora cuenta con diseños y carrocerías propios, aunque los motores son de las marcas Cummins e Iveco, montados por 450 personas de manera directa.

La estrategia de iniciar esta nueva etapa armando vehículos de pasajeros para el mercado nacional (y no camiones de carga), responde al mayor potencial de venta de los autobuses, un mercado de entre 9,000 y 10,000 unidades al año, señala Meléndez.

La compañía cuenta con seis distribuidores en México: DF, Monterrey, Guadalajara, León, Oaxaca e Hidalgo, y para 2009 planea llegar a 18 o 20 concesionarios. Además, para empezar a exportar participa en una licitación para vender 350 unidades a Nicaragua, cuyos resultados conocerán avanzado el segundo semestre.

En la segunda etapa, Dina producirá camiones pesados de carga, tractocamiones, de volteo, tortón, y otros.

Ahora ve
No te pierdas