En el umbral

-

En las 300 mayores empresas de México, medidas a partir de Las 500 de Expansión, sólo la estadounidense Louise Goeser, directora de Ford México, y Simona Visztova, vicepresidenta de Sam’s Club, llevan las riendas de su empresa. Son las únicas ejecutivas que tienen a su cargo toda la compañía, entre las 50 mujeres más poderosas de los negocios.

Esto resulta dramático cuando se compara con Estados Unidos. En el ranking de las 50 mujeres más poderosas de la revista Fortune figuran 19 ejecutivas en la posición de ceo o director general, o sea, 38%; en el listado de Expansión esta proporción equivale a 4%.

Para que los lectores tengan un panorama más amplio, presentamos 20 directivas adicionales de empresas de menor tamaño o no listadas en las 500, entre las que hay más directoras generales: Blanca Treviño (Softtek), Leticia Navarro (dhl), María Teresa Arnal (Prodigy msn), Magdalena Carral (Consejo de Promoción Turística) o Sandra Sosa (Afore Inbursa).

“Aunque hemos conquistado posiciones, hay dificultades en muchas partes para equilibrar la parte familiar con la alta responsabilidad en la empresa”, opina la ejecutiva de una firma mexicana multinacional que no tiene hijos. “Algunas empresas empiezan a dar horarios flexibles y tiempos de maternidad más amplios, pero no es lo común”.

Así, prevalecen posiciones más ‘feminizadas’. Entre las 300 mayores empresas de México hay 186 mujeres en puestos directivos. Una cuarta parte se dedica a relaciones públicas, 20% ocupa posiciones en mercadotecnia, 17% en recursos humanos, 8% en administración y finanzas, y el resto en otras labores. Operaciones, comercial y sistemas, al menos en nuestro listado, sigue siendo (casi) cosa de hombres.

Ahora bien, los datos pueden ser engañosos. Cuando se indaga un poco más en los resultados salta a la vista que la empresa mexicana vive una revolución silenciosa. En nuestro listado hay 10 mujeres con rango de vicepresidente, un cargo que a veces equivale al de director. No sólo eso, el ranking presenta a seis mujeres en la posición de director de Finanzas, considerada como la segunda en importancia en el directorio. Varias historias que presentamos demuestran que las esferas de dirección de Wal-Mart México, el Metro de la Ciudad de México, Sony o Banorte tienen una perspectiva mucho más amplia.

La trayectoria, todas lo dicen, está llena de obstáculos. “Mi mayor reto es ser una mujer directiva en una empresa donde la mayoría de los directivos son ingenieros”, nos comentó una ejecutiva. Un desafío se repite en las respuestas a los cuestionarios que Expansión les envió: “Demostrar que las mujeres ejecutivas somos igual de capaces, o más, que los hombres directivos.

Existe la creencia de que las grandes multinacionales, con sus sedes cosmopolitas y cuotas de discriminación positiva, son de otro mundo.

Sorprendentemente sólo 54% de las 70 mujeres enlistadas se desempeña en empresas multinacionales y 46% en compañías locales. Las firmas con mayores niveles de participación femenina en puestos de alta responsabilidad son aquellas que mayores niveles de competencia enfrentan en el extranjero. La transición de la empresa mexicana hacia la profesionalización se deja sentir más en las grandes com­pañías, pero es casi indiferente si las compañías son nacionales o no.

Las empresas tendrán que ajustar sus políticas para retener el talento que representan sus ejecutivas. La flexibilidad de horarios y salarios no discriminatorios son medidas que se plantean hoy las 300 mayores empresas de México para retener a las insustituibles. Lo harán no por su inmensa bondad, sino por puro interés. Nada como el mercado para imponer tendencias. Según la consultora de Recursos Humanos Mercer, En EU se tardan un mes en encontrar un remplazo para un director general; en México, seis meses. ¿No hay gente talentosa? Cuando ya 30% de los estudiantes del ipade son mujeres, las mejores empresas ya se familiarizaron con el cambio inevitable.

Comentarios: opinion@expansion.com.mx

Ahora ve
No te pierdas