Adiós a las Vegas

-
Marco Appel / Macao

El 6 de septiembre se inauguró formalmente en la isla china de Macao el segundo casino de capitales occidentales, el Wynn Macao, con una inversión de 1,200 millones de dólares. Los operadores de esta empresa, Wynn Resorts y Las Vegas Sands (LVS), con base en Estados Unidos, buscan arrebatar la participación de mercado del ex monopolio en este territorio, la Sociedad de Juegos de Macao (SJM), y sacar partido del creciente número de turistas del continente que llegan a la gran isla del juego.

Pero no necesariamente son seguras las inversiones proyectadas para los próximos años a medida que se acalora la competencia, en especial porque los resorts al estilo Las Vegas que están esperando su autorización oficial, contarán con actividades extras no relacionadas con los juegos de azar como su principal ingreso. Hasta ahora, los jugadores de Macao han demostrado un fuerte desinterés por cualquier cosa que los aleje de las mesas.

Stanley Ho, a cargo de SJM, dirigió el monopolio de los juegos de azar en este territorio durante casi 40 años. En 2002, el gobierno de Macao decidió aumentar sus ingresos atrayendo a la competencia extranjera y otorgando licencias a dos nuevos operadores de casinos: Wynn Resorts y Galaxy Entertainment of Hong Kong.

Junto con la licencia propiedad de SJM, las otras se dividieron en subconcesiones que funcionan separadamente, lo cual permite un total de seis operadores de juego en la isla.

Las Vegas Sands, que obtuvo la subconcesión de Galaxy, fue la empresa que avanzó con mayor rapidez y en mayo de 2004 inauguró Sands Macau, un casino que demandó una inversión de 265 millones de dólares. Pronto el grupo demostró el potencial del mercado de Macao, recuperando sus costos de construcción en menos de un año y registrando ingresos operativos de 541 millones de dólares en los dos primeros balances anuales. Su éxito radicó en atraer a la masa de personas de bajos ingresos que Stanley Ho había prácticamente ignorado para enfocarse en el público VIP, de esos que gastan sin control.

El tamaño del casino ha sido crucial: una ampliación que demandó 99 MDD y que se inauguró en el mes de agosto, lo ha convertido en el casino más grande del mundo por la cantidad de mesas: un total de 740.

En contraste, el Wynn Macau tiene apenas 220 mesas y 600 suites, a los que se suman amplios salones de venta y restaurantes, lo cual lo convierte en el primer casino-hotel auténtico en este territorio chino, es decir, un formato mucho más cercano al de los complejos de Las Vegas. Wynn espera atraer a una porción mayor de clientes de alto poder adquisitivo, que siguen representando tres cuartos de los ingresos en todos los casinos de Macao, la ex colonia portuguesa. Ésta es la misma empresa que desarrolló en Nevada los famosos centros Mirage y Bellagio.

Stanley Ho todavía no corre ningún peligro, ya que tres quintos del total del ingreso por juegos de azar de la isla se generan en las más de 1,000 mesas que poseen en sus diferentes casinos. El operador local tiene dantescos planes para contrarrestar a los jugadores extranjeros. Ha anunciado la construcción de un resort –el Grand Lisboa–, que demandará una inversión de 385 MDD y que contará con 800 habitaciones y 200 mesas. La inauguración está prevista para fines de este año.

Sus familiares también están entrando en escena: Steve Wynn vendió su subconcesión (por 900 millones de dólares) a Melco International Development, propiedad de Lawrence Ho, hijo de Stanley Ho. Su hija Pansy también se ha lanzado a un emprendimiento conjunto con otro operador estadounidense, ni más ni menos que MGM Mirage.

El nivel de las inversiones que se proyectan para Macao en los próximos cinco años es tal que surge la pregunta de si la demanda será suficiente para que las ganancias sigan siendo tan abundantes.

Sheldon Adelson, a cargo del control de Las Vegas Sands, inaugurará el mes que viene el resort Venetian Macau, un megaemprendimiento de 2,300 MDD, con 2,000 suites y 700 mesas de juego.

MGM Mirage anunció lo propio: un hotel-casino con 600 habitaciones y 250 mesas en el que invertirá unos 975 MDD.

En la misma sintonía, Melco and James Packer’s Publishing y Broadcasting Corp de Australia tienen previsto construir un casino subacuático (una aventura de 1,000 MDD) al que sumará luego dos desarrollos más.

En resumen, hasta 2010 se lanzarán más de una docena de nuevos proyectos con una inversión total que excederá los 20,000 MDD.

Si 1,300 millones de personas apostaran….
¿El mercado es tan grande como para ofrecer rendimientos a estas inversiones? Los números no mienten: con un monopolio de los juegos de azar en China, cuyos 1,300 millones de habitantes están mejorando sus ingresos y descubriendo su amor a la diversión, no es difícil hacer apuestas sobre el éxito de este polo del juego.

En 2005 hubo 10.5 millones de visitantes del continente, un alza de 150% con respecto a 2002, debido en parte a que el gobierno redujo las restricciones para los viajes.

En la primera mitad de este año el ingreso por juego en Macao llegó a los 3,100 MDD mientras que Las Vegas logró facturar unos 3,300 MDD. Sin embargo, Wynn Macau (y la mayoría de los nuevos resorts que se proyectan para la isla china) cuentan con visitantes que gastan dinero en algo más que cartas y fichas.

En Las Vegas, el gasto no relacionado con los juegos de azar significa la mitad de los ingresos de los resorts, mientras que en Macao, hasta ahora, no han existido muchas actividades más allá de las apuestas.

Messrs Wynn y Adelson fueron también dos de los pioneros de los resorts casinos orientados a la familia en Las Vegas, por lo tanto tienen experiencia en hacer que estos emprendimientos rindan sus frutos en China.

Sin embargo, las cifras no resultan tan alentadoras como sugieren las inversiones masivas. Durante el año 2005, el gasto no relacionado con los juegos de azar cayó 6.7%, a 190 dólares por persona. Hasta junio, los visitantes habían pasado sólo 1.16 noches en promedio en la isla, en contraste con las cuatro noches que destinan los turistas que visitan Hong Kong.

Si se logra crear más atractivos de alta calidad (en parte por la millonaria inversión anunciada) tal vez merezca la pena seguir manteniendo la apuesta por Macao.

La casa nunca pierde.

Ahora ve
No te pierdas