A toda velocidad

-
Óscar Granados Bartolo

La economía dominicana está registrando un crecimiento asombroso este año, su Banco Central estima que alcanzó 11.3% en los tres primeros trimestres. Esto debería colocar al país en camino a anunciar una expansión de dos dígitos (de al menos 10%) en todo 2006, y lo ubica entre el grupo selecto de las 10 economías de crecimiento más veloz del mundo.

Los principales impulsores del crecimiento han sido los sectores de la construcción (con un alza de 29.8% durante los primeros nueve meses del año), las telecomunicaciones (26%) y la agricultura junto a la industria pesquera (14.9%).

Con todo este movimiento, las autoridades anticipan una inflación de 6% para 2006, más baja que la proyección anterior de 7.5%. El Banco Central ha mantenido una postura monetaria de restricción para mantener la estabilidad de la moneda y contener la inflación a pesar del ambiente global desfavorable marcado por los altos costos del petróleo y los incrementos en las tasas de interés internacionales.

Después de la breve crisis entre 2003 y 2004, el pib de República Dominicana creció aproximadamente 9.3% en 2005. Las proyecciones de The Economist Intelligence Unit para este año marcan un crecimiento de 10% y otro 5% para 2007.

Los focos rojos
A pesar del gran desempeño del país, hay algunos factores que actuarán como un freno para su crecimiento futuro, como su falta de competitividad y su debilidad institucional, además de una prolongada crisis eléctrica y la posible desaceleración de la economía de Estados Unidos. Eso sí, la demanda interna seguirá siendo el mayor impulsor de la actividad económica, en gran parte gracias a las remesas de los dominicanos en el exterior que han hecho crecer el consumo privado.

Otro gran imán para la inversión extranjera serán el Tratado de Libre Comercio de América Central y la República Dominicana con EU que entra en vigencia en enero de 2007 (un año después de lo previsto), la confianza en la estabilidad económica y las oportunidades en el sector turístico. Aun con este incentivo, muchos exportadores de indumentaria que venden sus productos en EU seguirán luchando por mantener su competitividad frente a los proveedores chinos.

Ahora ve
No te pierdas