Imagen: un asunto de imaginación… y buen

-
Imagen  (Foto: )

En México, la profesión de ‘asesor de imagen’ se ha difundido mucho; según Gaby Vargas —tal vez la figura más representativa en este rubro— se está abusando del tema: “Se blofea demasiado; teorías que se podrían cubrir en una o dos semanas de clases, se convierten en carreras de un año o más”. Un asesor de imagen se hace con la experiencia, debe desarrollar el ojo y la sensibilidad para captar el estilo de una persona, en concordancia con sus aspiraciones y el medio en el que se desenvuelve; de esta manera se le crea una imagen congruente con ella misma. De lo contrario sería como crear un disfraz.

Quien busca ‘triunfar’ debe permanecer dentro de una serie de códigos sociales. La imagen contribuye de manera fundamental en la credibilidad. El aspecto visual es el más importante. “Se considera que el ojo —explica Gaby Vargas— reporta 18 veces más información al cerebro que el nervio auditivo: ‘Como te veo, te compro’”.

Otro pionero en esta materia, Víctor Gordoa, presidente de la empresa Imagen Pública, define a la ‘imagen pública’ como la aplicación de conocimientos especializados a la estimulación de audiencias: los estímulos que se desprendan de un discurso deberán despertar en el corazón de los demás simpatía a favor de lo que se proponga. “Imagen es dinero, y debe contabilizarse como tal. Tanto para traducir en una cifra los daños causados a la imagen de alguien (en el caso de una demanda) o para agregarlo al valor de una empresa como capital intelectual.”

La publicidad y la asesoría de imagen no son lo mismo, pero sin duda tienen elementos en común. A menudo, un producto, una empresa o una persona (político, ejecutivo, artista o cualquier otro profesional) se tratan de manera similar. Por ejemplo, mientras el objetivo de un producto es lograr que se venda, el de un político es lograr que lo quieran y, por supuesto, le crean.

Consultar un asesor de imagen es importante sobre todo para aquellos cuya carrera está en ascenso; quien alcanzó la cima de su profesión, poco o nada tiene que preocuparse por el asunto.

Un asesor de imagen, en general, tiene la encomienda de darle un poco de brillo a la personalidad de quien los consulta. Aunque, por supuesto, siempre quedará espacio para la espontaneidad.

Tips útiles
* El color de la ropa es muy importante, por ser lo primero que se ve.
* Que la ropa nunca hable más fuerte que uno. Cuando se causa una buena impresión la gente no debe recordar cómo iba uno vestido.
* Usar saco, o por lo menos camisa con los brazos cubiertos: a mayor piel a la vista, menor credibilidad.
GABY VARGAS

PARA ELLA
* Conservar un estilo de vestimenta clásico.
* Usar colores neutros o tonalidades que no llamen demasiado la atención.

* Nunca usar más de tres accesorios al mismo tiempo: prohibido colgarse hasta la cubeta.

* Dos detalles que hablan mucho de una mujer, y a los que hay que prestar especial atención: el peinado y los zapatos.

PARA ÉL
* Siempre buscar un punto medio entre el estilo clásico y elegante.
* Mejor usar colores oscuros.
* Detalles que hablan mucho de un hombre, y a los que hay que prestar especial atención: la corbata y los calcetines.

Ahora ve
No te pierdas