Juan Garduño: entre ideas y trazos

-
Leonardo Peralta

La arquitectura, en su difícil equilibrio entre el arte y la utilidad, depende del diálogo entre la visión del diseñador y las necesidades de su cliente; interacción que lo mismo es fuente de creación que pozo de frustraciones. Sin embargo, cuando la comunicación funciona, los resultados son indiscutibles por su armonía y funcionalidad. Esto es lo que ha sucedido entre el arquitecto Juan Garduño y su cliente, José Alberto Terán. El hombre de los espacios nos habla de su pasión.

¿Cuándo descubriste que querías ser arquitecto?
En principio yo deseaba ser inventor, pero como la carrera de inventor no existe, decidí incursionar sucesivamente en las carreras de diseño gráfico, diseño industrial y arquitectura.

Esta visión multidisciplinaria, ¿qué tanto permea tu trabajo?
Creo que un arquitecto completo tiene que ser muchas cosas. Debe saber entender al hombre para entregarle algo a cambio, y debe tener talento como arquitecto; pero además, atención a los detalles para entregar una obra completa.

Tu visión de la arquitectura es geométrica. ¿De dónde viene esta linealidad de tu trabajo?
Cada vez que inicio un diseño pienso en la luz natural que tendrá el espacio, por lo que es una preocupación natural en mí. Es mi sustancia y actitud.

¿Cuáles consideras tus mayores influencias?
Me interesan mucho los funcionalistas (Mies van der Rohe, Le Corbusier) porque rompieron con una época que entendía al ser humano como decoración y le dieron una dimensión propia.

¿Y qué hay de los arquitectos mexicanos?
Por supuesto que hay grandes maestros: Luis Barragán, Ricardo Legorreta o Enrique Norten, un arquitecto muy propositivo y que nos representa muy bien en el exterior.

La Ciudad de México es un ramillete caótico de imágenes y presencias arquitectónicas, ¿cómo la sientes tú?
Una ciudad es el reflejo de sus habitantes y la imagen de esta ciudad es la del caos. A mí me gusta que tenga diferentes lenguajes, con obras buenas, regulares y malas, para que este conflicto genere ideas.

¿Qué otras ciudades te gustan, desde el punto de vista arquitectónico?
Nueva York, Oaxaca, Chicago… Me encantan las ciudades donde hay todo tipo de intercambios.

Ahora ve
No te pierdas