Ayuda mutua

-
Alma López

Quid pro quo. Gracias a sus programas de responsabilidad social, la cadena de restaurantes Toks quiere diferenciarse de sus competidores al ofrecer productos orgánicos en el menú de sus 62 unidades. Así, además de ayudar a subsistir a organizaciones rurales, tratan de ganar clientes que buscan este tipo de productos.

La subsidiaria de Grupo Gigante invirtió 350,000 dólares para beneficiar a unas 100 familias de productores orgánicos de miel (Ometepec, Guerrero), mermeladas de fresa (Santa Rosa de Lima, Guanajuato), mole (San Felipe del Progreso) y granola (San Agustín Mextepec), a los que integró a su base de proveedores.

Junto con las fundaciones Realidad y Visión Mundial, Toks seleccionó de entre 25 productores a cuatro que, pese a la calidad de sus productos, no logran entrar al mercado, comenta el director general de Toks, Federico Bernaldo de Quirós.

Pronto la cadena también sumará a su carta y sus anaqueles de venta, a fabricantes de arreglos navideños, tortillas, derivados lácteos y pescado.

El siguiente paso para Toks será lograr que estos proveedores sean certificados como productores orgánicos, lo que implicará inversiones adicionales en cada proyecto por 40,000 a 80,000 pesos.

Ahora ve
No te pierdas