Coparmex, un escalón superior

-

Su abuelo fundó la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en 1929. Ahora a sus 50 años, Ricardo González Sada se convierte en el presidente 22 del organismo. Ex directivo de empresas como Vitro, Grupo Visa y Femsa, el ingeniero industrial tiene hoy el reto de reposicionar a la clase empresarial. De su antecesor, Alberto Núñez Esteva, hereda las acusaciones que éste hizo a Fox de dejar a Felipe Calderón “un país dormido” y que Agustín Carstens “no es la panacea” para México.

Su abuelo creó Coparmex como reacción a la Ley del Trabajo, ¿logrará usted flexibilizarla?
La nueva cultura laboral no tiene nada de nueva y no es otra cosa que buscar la competitividad y generar valor que se canalice a la justicia social.

¿Comparte con su antecesor el reclamo a Fox por dejar a Calderón “un país dormido”?
Totalmente. Eso no implica que no reconozca avances como la Ley del Mercado de Valores, importante para proteger a socios minoritarios; o los avances en transparencia y democracia.

Como ex director de Femsa, ¿qué espera de Calderón, sidral o cerveza?
Estoy seguro que el presidente Calderón trabajará en mejorar la calidad de vida de los mexicanos. Si de pasada toma un sidral o una cerveza, habrá trabajado bastante para merecerlo.

¿Cenará el primer lunes de mes en Los Pinos?
Estamos listos para los lunes y hasta para los domingos. Habrá tiempo completo para esta causa común que es México. Habrá las reuniones que haga falta.

¿Por qué pasar de ejecutivo a la política?
En mi proyecto de vida la Coparmex es un escalón superior, es hacer equipo con personas de las que se puede aprender, y contar, para influir en temas de trascendencia para el país.

¿Cuánto ganará cómo líder de Coparmex?
Una extraordinaria satisfacción. No hay compensación económica, es una labor voluntaria y honoraria.

¿Y de qué va a vivir?
De los ahorros que tengo. Hay por ahí unos guardaditos y colchoncitos, además tengo diversas fuentes de ingreso.

Ahora ve
No te pierdas