El poder del sur

-
Gustavo Grimaldi

El fondo argentino Southern Cross acaba de poner un pie en México. La compra por 210 MDD de las cadenas regionales de cines MMcinemas y Multimax fue sólo su primer paso. “Estamos analizando una serie de oportunidades de inversión en diversas industrias. Nuestro plan en México es a largo plazo”, explica Sebastián Villa, quien encabezará la operación en México.

En 1997, el empresario Norberto Morita dejó, tras 12 años, la dirección de la cervecera argentina Quilmes para fundar el fondo de inversiones Southern Cross con la finalidad de invertir en América Latina. Hoy, el fondo maneja activos por 1,500 MDD y emplea a unas 9,000 personas a escala regional.

Entre sus activos maneja en Argentina: Laboratorios Northia, la transportadora de caudales Juncadella y la petrolera Compañía General de Combustibles; en Chile a las proveedoras de agua potable ESSBIO y Aguas Nuevo Sur, la cadena de tiendas La Polar y este mes echó a andar la central termoeléctrica Campanario, que demandó inversiones por 70 MDD.

“Queremos desarrollar una estrategia regional con mayor efectividad y rentabilidad, que a su vez beneficie a la comunidad local”, explica Horacio Reyser, socio del fondo. “México era un paso natural para nuestro crecimiento y buscábamos oportunidades en ese mercado desde hace año y medio”.

En México, Southern Cross fusionará las dos cadenas de cine que juntas representan 79 teatros con más de 700 salas, en 47 ciudades, además prevé abrir al menos 100 salas más en un año, entre construcción y adquisiciones de exhibidores locales pequeños.

Según Reyser, el sector energético podría ser otro de sus objetivos en México, pues “la necesidad de generación energética que tienen los mercados regionales para sostener su ritmo de crecimiento abre una interesante oportunidad”.

Ahora ve
No te pierdas