“No me interesa ser el más rico”

-
Tania Lara Ortiz

El único nieto sobreviviente del magnate John Rockefeller, dueño de la petrolera Standard Oil, nació en una mansión de nueve pisos en 1915.

Su padre lo obligaba a patinar cada día rumbo a su escuela por la Quinta avenida. Años después, su familia donó esta residencia para fundar el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Graduado en Harvard y doctorado por la Universidad de Chicago, fungió como director y presidente del Chase Manhattan Bank (ahora JP Morgan Chase) hasta hace 25 años, cuando se retiró.

También fue diplomático y representante de Estados Unidos. Viajando en su yate privado conoció a Fidel Castro, Mikhail Gorbachov y Saddam Hussein.

Pero seguramente pasará a la historia como el banquero que influyó en el presidente Jimmy Carter para admitir al Sha de Irán en un hospital de EU, algo que desató el secuestro de 60 diplomáticos estadounidenses en Teherán y un movimiento revolucionario en las universidades musulmanas.

¿Dónde se resbala más: la pista de hielo del Rockefeller Center o los negocios?
Como nunca patiné, no puedo hacer la comparación. Pero los negocios son un terreno donde hay que andarse con cuidado.

Conoció a Fidel Castro y Saddam Hu-ssein, ¿qué opina de ellos?
Tengo que decir que gobernaron en una forma dictatorial y eso es inconsistente con la democracia, nunca he apoyado a esos gobernantes.

¿El capitalismo ha cambiado?
La dimensión del capitalismo básicamente es que el sector privado puede hacer muchas cosas para la sociedad y en retorno, ellos ganan dinero. Para mí, es lo mejor para una sociedad.

Su abuelo fue el primer billonario de la historia, pero su familia ya no lo es, ¿qué sucedió?
Ahora muchas familias tienen más dinero, y son muy ricas últimamente... No me interesa ser el más rico, lo más importante es usar el dinero en forma inteligente.

A los 91 años, ¿cuál es su sueño?
Que el mundo sea un lugar más justo para la gente pobre.

Ahora ve
No te pierdas