El que esté libre de culpa…

-
Norma Lezcano

El guión es idéntico: primero aparece una persona pobre que sufre alguna enfermedad terminal y se queja de no tener más dinero para medicinas por sus altos precios. Segunda escena: el reportero culpa al ‘monopolio’ de Grupo Casa Saba del encarecimiento de los fármacos. Tercero: entrevistan a dueños de farmacias que denuncian los ‘abusos’ de la empresa de Isaac Saba Raffoul.

En uno de sus espacios noticiosos, Televisa dedicó cuatro minutos y TV Azteca cinco a la campaña contra Saba. Al cierre de esta edición, la campaña llevaba 10 días. Ambas televisoras dedicaron a su prédica 370 minutos. En horario estelar, a tarifas de 13,930 pesos por segundo en Televisa y 6,074 pesos en Azteca, la campaña habría costado 191.4 mdp. ¿Acaso se volvieron defensoras de 39% de la población sin cobertura médica?

Esto no es tan fácil de responder. La familia Saba es propietaria de 60% de Palmas 26, una sociedad con la hispana Telemundo (40%), que solicitó a la SCT entrar en la subasta de bandas de frecuencias, con el fin de establecer una tercera cadena de televisión abierta.

“Queremos 10% del pastel publicitario”, aseguró Don Browne, presidente de Telemundo, al presentar el proyecto en México. Esto es, 2,800 mdp de los 28,200 mdp en los que valúan las centrales de medios la inversión publicitaria para la televisión abierta.

Sin embargo, este pastel se lo reparte el duopolio: Televisa se queda con 65% y TV Azteca con el restante 35%.

En su despliegue periodístico, las televisoras de Azcárraga y Salinas Pliego no mencionan al mayor distribuidor de fármacos en las 23,000 farmacias del país: Nacional de Drogas (Nadro), de la familia Escandón Cusi, que detenta 30% del mercado, seguido de Casa Saba con 28%; mientras que 42% restante se divide entre Proveedora de Medicamentos, Casa Marzam, Farmacias Benavides y otras, según fuentes de la industria.

Un poco antes de la campaña contra Saba, la Comisión Federal de Competencia dijo que propondrá “adjudicar a la brevedad el espectro radioeléctrico disponible para el desarrollo de nuevos canales de televisión abierta”. Con el fin de que “promuevan la competencia y eviten concentraciones”.

Ahora ve
No te pierdas