Homo plagiarius

-
Sara Carrillo Reid

Cada año en la Feria del Ambiente, en Alemania, se otorgan los Plagiarius o premios a las mejores imitaciones industriales a escala global. En los últimos tres años, la sociedad Action Plagiarius galardonó imitaciones de motocicletas, llaves para agua, montacargas, juguetes y otros, como una manera de ‘balconear’ a los empresarios pirata.

Christine Lacroix, representante de Action Plagiarius, patrocinada por eBay y Dureco entre otras empresas, asegura que su propósito es sensibilizar al consumidor de las desventajas que conllevan estos artículos y apoyar a los afectados con asesoría. Según sus estimaciones, la exhibición de estos productos ante unos 140,000 visitantes anuales a ferias europeas desincentiva a entre 5 y 10% de los piratas.

La Comisión Europea estima que 10% del comercio mundial pertenece a la piratería, lo que genera pérdidas por 280,000 MDD y 200,000 empleos al año. China y Taiwán son los imitadores más destacados, pero la proporción de productores originales y apócrifos alemanes es alta.

Este antipremio surgió en 1997, a raíz de la indignación del diseñador alemán Rido Busse al ver que en una feria mundial un hongkonés vendía una copia exacta de uno de sus diseños. Así decidió que se entregara la estatuilla Plagiarius (un gnomo pintado de negro con una larga nariz dorada, que representa las ganancias ilícitas) a tres primeros lugares y de cinco a siete distinciones entre los nominados.

Para postular contendientes, los fabricantes originales de un producto deben llenar una forma de registro (disponible en la página www.plagiarius.com), enviar el producto original y su ‘clon’, el registro de patente o propiedad industrial y un depósito de 150 euros, además de contactar a su falsificador para que pueda justificarse. La inscripción cierra el 15 de enero de cada año.

En 2007, Action Plagiarius establecerá en Frankfurt un museo con las piezas galardonadas hasta ahora.

Ahora ve
No te pierdas