Industrias presto

-
Gabriel Nieto / Guadalajara

Ni el encarecimiento de los derivados petroleros en 2006, o la falta de abasto de silicón y hule a escala global en los últimos dos años impidieron que la firma tapatía Industrias Presto creciera 25% anual desde 2001.  Aún más, en breve franquiciarán sus tiendas Presto Center, y exportarán a Bolivia, Colombia y Venezuela.

Hace seis años, Presto sólo fabricaba selladores e impermeabilizantes. Hoy compiten en ferretería, materiales de construcción, eléctrico, plomería, automotriz, decoración, venta de hule y otros.

En 2000, la empresa duplicó sus ventas gracias a alianzas de intercambio de tecnología e innovación con compañías de Francia y EU. Además, en su planta de Tlajomulco, Jalisco, instalaron su propio laboratorio. “Tenemos una gran dedicación a la investigación”, asegura Héctor Ortiz, director comercial de la firma.

El sector enfrentó el encarecimiento y el desabasto de insumos como el silicón y el hule, un factor crítico para una productora de adhesivos. El desabasto se compensó con mecanismos financieros, “le aseguramos rentabilidad al cliente”, señala Ortiz.

En Centroamérica enfrentan la competencia de precios de China y Brasil. Pero planean exportar a Bolivia, Colombia y Venezuela y capitalizar un proyecto en el sur de EU, donde “detectamos la preferencia por productos mexicanos”, dice Ortiz.

Ahora ve
No te pierdas