De tin marín

-
Leonardo Peralta

Steve Jobs, CEO de Apple, se tomará su tiempo para decidir con qué compañía distribuirá en México el iPhone, el teléfono móvil que elimina teclados e introduce una pantalla táctil para ofrecer servicios de correo electrónico, navegación web, música y video.

El furor por el nuevo invento hizo que Apple ideara un plan de distribución exclusiva por territorio, que en México aún está por definir y dependerá de qué ofrezcan las operadoras en los planes de negocio y tecnología. Telcel y Movistar ya están en la puja.

En junio, los primeros iPhone se distribuirán en EU a través de Cingular (próximamente Wireless by AT&T) debido a sus más de 58 millones de usuarios y su red de datos del tipo Enhanced Data rates for GSM Evolution (EDGE) que permitirá al iPhone acceder a servicios correo de voz visual y a los mapas creados por Google Earth. Para finales de 2007 llegarán a Europa. Mientras que en Asia el iPhone hará su debut durante 2008.

En México, Patricia Ramírez, vocera de América Móvil, controladora de Telcel, comentó que “la empresa tiene gran interés en el producto”, aunque todavía no tienen comunicación con la empresa de Jobs.

Será un proceso largo, dice. “El producto debe ser sometido a un proceso de homologación técnica que puede demorar varios meses”.

Según la revista Forbes del 11 de enero pasado, ya hay negociaciones entre Steve Jobs y César Alierta, presidente de Telefónica, para que la española sea socia de negocios de Apple en Europa. Algo que de concretarse, le daría una cierta ventaja sobre Telcel para entrar a México. Aún así, tendrá un pequeño obstáculo: la empresa de Carlos Slim tiene alrededor de 85% del mercado nacional de telefonía móvil.

Apple ‘blindó’ sus equipos iPhone para que sea imposible usarlos con compañías ajenas a las socias telefónica de la empresa de Jobs.

Ahora ve
No te pierdas