Dr. Insomnio

-
Sergio Vázquez

¿Alguna vez logró agendar una cita con el médico después de las 19 horas? ¿Consiguió salir del trabajo, a la hora habitual, y llegar con tiempo a su cita?

Francisco Javier Lozano Pardinas detectó en pacientes desconcertados una idea de negocio. Se trata del Centro de Atención Nocturna, un piso de consultorios en el Hospital Ángeles Metropolitano que cubrirá 10 especialidades entre las 21 y las 0:30 horas, justo cuando los demás doctores cierran sus puertas.

“Ahora puedo evitar el tráfico y ser atendida sin problema”, comenta una de sus pacientes, Lilián Salgado, de 28 años, que el año pasado abandonó un tratamiento para la lumbalgia justo por esa falta de flexibilidad en las agendas de los médicos, y la impuntualidad que también les caracteriza. El tiempo no siempre es amigo de la salud. Y pensando en gente como ella fue que Lozano Pardinas abrió este servicio que atenderá a 20 pacientes por noche. Este médico llegó a la idea sin querer, cuando se enteró de que en Corea del Sur tienen mucho éxito los mercados nocturnos: el mercado Namdaemun de Seúl, funciona de 23 a 3 horas. En Taiwán hay una gran oferta de ópticas, tiendas de flores, verdulerías, funerarias y despachos, abiertos las 24 horas. “Si aquí hiciéramos lo mismo, creo que nos ahorraríamos muchas broncas de tráfico”, afirma Lozano.

En México, más allá de las tiendas de licores, sólo un puñado de empresas ofrece este servicio. Actualmente, grupos como Gigante, Wal-Mart México y Femsa han hecho que algunas sucursales funcionen 24 horas. En el occidente del país, Farmacias Guadalajara también resuelve los apuros de sus clientes con un horario completo. Como dice Lozano Pardinas, “la visita al doctor es una necesidad, como ir al supermercado”.

Tanto, o más. “El problema (de un paciente) puede ser más fácil de resolver si es atendido a tiempo y eso es parte de la cultura que queremos hacer”, asegura el médico. En México, los servicios de salud preventiva tienen menos demanda que los servicios curativos; las personas que trabajan dedican 46 horas de la semana a laborar, y sólo 12 minutos a su salud, según los datos del INEGI.

Aunque los consultorios del doctor Lozano se encuentran dentro del Hospital Ángeles Metropolitano, en el piso cuatro de la Torre Platino, su finalidad es dar alternativas de horarios para consultas y no ser una extensión del servicio de urgencias. María Cristina Hernández, quien se ocupa de la promoción de este Centro, indagó si algún otro hospital privado contaba con un servicio similar y encontró que son los primeros en hacerlo. Al Hospital Ángeles Metropolitano le pareció una opción atractiva. “Es importante aprovechar las horas no hábiles (de los pacientes), porque para nosotros las 24 horas son hábiles y no siempre se les da ocupación a las instalaciones y personal médico, siendo que el gasto de todas maneras se hace”, dice María del Carmen Cruz Toledano, directora del hospital. Ella espera que el proyecto crezca y se pueda expandir a otros hospitales. “Con esta posibilidad de los horarios nocturnos, puedo ir por mi hijo y hacer todo; el tráfico es menos pesado y me atienden más rápido”, comenta Lilián Salgado.

Lozano ha emprendido otras iniciativas que dejaron huella. Creó la primera unidad de adiestramiento quirúrgico en México, en la UNAM, para que los estudiantes de Medicina pudieran practicar las técnicas quirúrgicas en cadáveres frescos. En Acapulco, Guerrero, inició el primer programa de capacitación para los ‘Ángeles Verdes’, que dan asistencia vial en las autopistas. Ahora explora este servicio de médicos dispuestos a atender en horas extra. Las suyas serán, probablemente, salas sin largas esperas. ¿No podrá también ingeniar un artilugio que haga de los médicos seres puntuales?

Ahora ve
No te pierdas