Letras digitales

Internet cobra fuerza como fuente de libros.
Nelly Acosta Vázquez

P ara un auténtico fanático de Harry Potter, Las reliquias de la muerte tardó mucho en salir en español. Por ello, seguidores de la saga, como Myrna Merino, apostaron a conseguirlo por cualquier medio posible, recalando en lo que la red puede ofrecer. “Me lo pasó una amiga en Word”, dice Myrna. “Ella ha conseguido toda la colección traducida descargándola de forma gratuita”.

Se trata de una nueva forma de allegarse una lectura, a la que muchas editoriales y escritores ya le apuestan. La saga, que ha vendido 320 millones de libros en papel, es parte de una nueva tendencia que fomenta la descarga de MB3: archivos digitales que aluden al término mBook (libro móvil), pero no es el único.

Actualmente, según Marketing Proofs, una consultora editorial, las novelas de Dan Brown (con El código Da Vinci a la cabeza), toda la serie de consejos para Dummies, y hasta la obra de Platón, han dado la vuelta al mundo a través de archivos digitales que pasan de un usuario a otro vía email, mensajeros, blogs y páginas web.

“No sé si será una revolución como la descarga de los archivos de música MP3, pero, sin duda, ya empezó la fiebre. Ha iniciado con best sellers y literatura clásica, pero no dudo que se pueda encontrar de todo”, dice Paul Bruemmer, analista de Marketing Proofs.

“¿Cuántos se han descargado hasta ahora?”, se pregunta Bruemmer. “Imposible saberlo. La venta de libros en la red que ha de mover 7,000 millones de dólares anuales, quizás haya mermado sólo 3% de sus ingresos con estos nuevos hábitos”.

Lo que sí es un hecho, es que la actividad va en aumento: el analista calcula que hay más de 700 sitios de descargas gratuitas de MB3 en todos los idiomas. En tanto que Google calcula que ya son más de un millón.

Asimismo, Boxsoftware.net, sitio de descarga de programas, registra como más popular el mBook 1.0, software que sirve justamente para poder ‘leer’ estos libros en celulares, iPods y Palms, ya sea en Word, PDF o archivos tipo página web. Pero no sólo se trata de literatura gratuita. Contrario a lo que ha pasado con la industria musical, las casas editoriales están aprovechando el furor, creando alianzas con los autores. 

Servicios como los de itunes.com (de la empresa Apple), audible.com, oyelo.com, romeosa.com/mbook, hasta amazon.com, ya venden MB3, claro, en las tiendas que tienen disponibles.

Y fabricantes de equipos como Microsoft, Hewlett-Packard, Sony y Amazon ya han lanzado sus “lectores” de mBooks, que cuestan entre 200 y 400 dólares. En México, el más popular parece ser el mBook3 Player, impulsado por la editorial Bloomsbury –la que tiene exclusividad de los derechos de Harry Potter– que por 340 pesos ofrece un pequeño reproductor con audífonos incluidos y un libro digital. ¿En qué acabará esto?, ¿será un auge repentino? o ¿se trata de un negocio que apenas comienza? Bruemmer aún tiene sus dudas, de lo que sí está seguro es de que la lectura nunca había sido tan accesible como ahora.

Ahora ve
No te pierdas