Inversiones a la medida

-
Roberto Morán

El peor error que puede cometer un inversionista es copiar el portafolio de alguien cercano, pero es lo que con mayor frecuencia ocurre, advierten los distribuidores de fondos de inversión.

Los ahorradores tienden a verse atraídos por los rendimientos (reales o imaginarios) que obtienen las inversiones de sus vecinos.

Juan Carlos Pelayo, director de Fóndika, ejemplifica con los casos de dos jóvenes de 25 años, con un patrimonio listo para invertir de alrededor de 100,000 pesos cada uno. Parecería sencillo darles la misma receta a ambos, pero hay que analizar sus particularidades.

Además de la edad y el monto, no tienen nada más en común, pues uno de esos muchachos ha trabajado desde hace ocho años para conseguir ese patrimonio; el otro es directivo en la empresa familiar y recibió ese dinero como un regalo. El objetivo del primero es ahorrar a largo plazo y el del segundo, un viaje próximo a Europa. La receta, entonces, no puede ser igual.

Si la recomendación fuera invertir más en el mercado de capitales, para obtener más rendimientos en el largo plazo, habría un mayor riesgo en el portafolio. Ese riesgo puede soportarlo el joven que tiene ese dinero como un ahorro extra pero la decisión sería peligrosa para el trabajador. La cuestión es que, mientras madura una inversión, en algún momento los rendimientos pueden bajar. Y mucho.

Un inversionista, como el joven que ahorró para juntar los 100,000 pesos, puede en realidad sufrir esa baja en los rendimientos y hasta en el monto del capital. Tal vez necesitará ese dinero para alguna emergencia y, al tenerlo invertido a largo plazo, le saldría más caro conseguir un préstamo para enfrentarla. Eso sin contar que tal vez el portafolio pase por un periodo de bajo rendimiento y el monto sea menor al momento en que se necesita con urgencia.

“Muchas veces el inversionista ni siquiera se conoce a sí mismo”, advierte Pelayo. Por eso, comenta David Buenfil, director de Skandia, en las distribuidoras se les ayuda a determinar su perfil y a definir sus objetivos de inversión.

Aquí se presenta un ejercicio con tres casos reales, con los perfiles básicos de los inversionistas, y con base en esa información las distribuidoras de fondos Fóndika, Skandia y Más Fondos hacen sus recomendaciones. Éstos son los resultados.

Casado sin hijos
Juan. Casado, sin hijos. Tiene 44 años. Gana 35,000 pesos mensuales, más aguinaldo, alrededor de 23,000 pesos, y un fondo de ahorro que tiene junto con la empresa, de alrededor de 28,000 pesos al año. Ha hecho algunas aportaciones a su afore (piensa que debería sacarlas porque sospecha que no dan suficiente rendimiento), en donde en total tiene 200,000 pesos (de ahorro voluntario). Tiene bienes raíces con valor de 500,000 pesos. Aporta 5,000 pesos mensuales al gasto de la casa y destina casi 8,000 para sus gastos personales. En la empresa le pagan seguro de gastos médicos mayores. Le interesa ahorrar para unas vacaciones el año próximo (en las que calcula gastar unos 30,000 pesos) y quisiera en dos años tener alrededor de 400,000 pesos para una aportación a un negocio. Cree que puede aguantar un poco de bajas temporales en su rendimiento en la inversión a dos años. Algo que no toma en cuenta es que dentro de dos años necesitará ayudar más para los gastos de salud de sus padres.

• Skandia: Un buen punto de partida para Juan es un simple ejercicio de presupuesto financiero, a fin de visualizar las fuentes de generación de ingresos, rubros de gastos y máximo potencial de ahorro, haciendo las equivalencias mensuales de los ingresos anuales. Con el ejercicio se ve que Juan tiene una importante capacidad de ahorro, de 15,750 pesos mensuales. Debe aprovechar su situación momentánea de pocos compromisos para hacer una adecuada planeación de mediano y largo plazo, pues no sabe si en el futuro mantendrá la misma situación privilegiada. Sobre sus aportaciones voluntarias a la afore, es importante que se dé cuenta de que el esquema de comisiones es extremadamente perjudicial para el inversionista. Es muy probable que la afore se esté quedando con una importante proporción de los recursos. Otro problema es la baja liquidez, porque hay algunas afore que sólo permiten retirar recursos cada seis meses. Juan estaría en problemas en caso de una contingencia. La recomendación es retirar las aportaciones voluntarias de la afore y transferirlas a un producto que le permita personalizar su portafolio. Para las vacaciones es necesario que ahorre desde ahora. El problema es que el horizonte es relativamente corto. Deberá buscar una sociedad de inversión en instrumentos de deuda de corto plazo. Para los gastos médicos de los padres, debe iniciar un plan de inversión para no hacer un desembolso en un mes en particular. Para esto le conviene una sociedad con un componente de entre 10 y 15% en instrumentos de renta variable, a mayor plazo. En cuanto a bienes raíces, salvo que quiera cambiar de casa, le conviene mantener lo que tiene, para que se aprecien sus propiedades.

• Más Fondos: Recomienda a Juan una estrategia de inversión de mediano-largo plazo, con un horizonte de inversión de por lo menos 12 meses, con un perfil moderado de riesgo. Propone un portafolio formado por distintos fondos (como aparece en la gráfica). Sus cálculos dicen que de haber invertido 250,000 pesos en la cartera seleccionada el 22 de noviembre de 2005, un año más tarde tendría 273,463 pesos. El portafolio está formado por papeles con deuda en pesos (80%), deuda extranjera (5%), deuda en dólares (10%) y un pequeño componente de renta variable, con un horizonte de largo plazo equivalente a 5% del total de la cartera.

• Fóndika: Le sugiere un portafolio que llama dinámico-C, con recursos en instrumentos de deuda de mediano y largo plazo. La cartera incluye los fondos ST&ER-6 (30%), IXE CAP (20%), SCOTIA2TF (20%), GBMF3BF (20%) e I+LIQB-F (10%). Según los cálculos de esta distribuidora, 100,000 pesos invertidos en noviembre de 2005 se habrían convertido en 114,687 doce meses después. Advierte que a mediados de año el portafolio tuvo una baja en su rendimiento (el monto total cayó de 106,000 pesos en mayo a 103,000 pesos en junio), pero pudo recuperarse para dar una rentabilidad al final del periodo. Es un ejemplo de que el inversionista, según el horizonte de inversión, puede asumir bajas para obtener mejores rendimientos.

Casada, sin hijos
Soledad. Casada, sin hijos. Tiene 36 años. Gana 84,000 pesos al mes, sumando sueldo e ingresos por un negocio. En diciembre espera un aguinaldo de 20,000 pesos. Destina 40,000 pesos mensuales al pago de un préstamo personal para comprar un departamento. De esa deuda saldrá en febrero de 2008. Sus gastos mensuales, de 35,500 pesos promedio (calculados según los últimos 12 meses), incluyen 8,000 pesos para ayuda a sus padres; 5,000 para alimentos y otros gastos familiares; 8,000 para impuestos; 5,000 para gastos personales, y 900 pesos para seguros médicos (no tiene seguro social). Planea gastar en vacaciones en junio de 2007, unos 20,000 pesos. Debe ahorrar 80,000 pesos para escriturar su departamento en julio de 2007. Para junio de 2008 espera tomar un mes sin recibir sueldo (35,000 pesos). Tiene como patrimonio bienes raíces con valor de 2.5 millones.

• Skandia: Sus objetivos financieros son muy claros y para cumplirlos es necesario que haga un poco de planeación financiera. Aunque tiene ingresos mensuales relativamente altos, también tiene un flujo de gastos elevados, sobre todo porque está pagando su departamento.

Calcula que Soledad puede ahorrar 10,166 pesos mensuales. Aunque existen varias alternativas de ahorro, como depósitos a plazo fijo en cuentas bancarias. Estos instrumentos generan bajo rendimiento o pueden llegar a ser volátiles, como las divisas. Lo que le conviene es ahorrar, a través de un fondo, en instrumentos de deuda de corto plazo debido a su breve horizonte de inversión. Para irse de vacaciones en junio de 2007, deberá ahorrar 2,426 pesos mensuales durante ocho meses. Para la escrituración deberá ahorrar alrededor de 7,740 pesos al mes hasta agosto. Con el objetivo de gozar un mes sin sueldo en junio de 2008, tendrá que ahorrar mensualmente 3,374 pesos de septiembre de 2007 a junio de 2008. Una vez escriturado el departamento, se recomienda que Soledad ahorre para su jubilación, en un plan deducible de impuestos, esto cobra relevancia dados los niveles de ingresos que tiene y el alto gasto mensual por concepto de obligaciones fiscales que realiza ahora.

• Más Fondos: Sugiere un portafolio como el de la gráfica 2, con una estrategia de inversión de mediano plazo, que requiere mantener invertido el dinero al menos seis meses. Los cálculos de Más Fondos sugieren que esta cartera (conformada por fondos de Santander e ING) habría logrado, con una inversión de 250,000 pesos en noviembre de 2005, alcanzar los 266,288 un año después. El portafolio contiene instrumentos de corto plazo (70%) y de mediano-largo (30%). Una buena parte de la cartera tiene disponibilidad diaria, mientras que sólo 30% está en disponibilidad mensual, para asegurar liquidez a Soledad.

• Fóndika: La distribuidora analiza el perfil de Soledad y encuentra que necesitará 135,000 pesos en los próximos dos años. Las aportaciones mensuales al fondo pueden ser de 4,437 pesos. Recomienda una cartera que ha registrado tasas anualizadas de 13.73% en los últimos 30 días. De haber invertido 100,000 pesos en ese portafolio, en noviembre de 2005, tendría 112,314 pesos un año después. La distribuidora llama a este portafolio dinámico-B y explica que su objetivo es destinar recursos a instrumentos de deuda de mediano y largo plazo. Del total de los recursos, 85% va a mercados de deuda nacional y 15% al mercado de capitales del país. Los fondos que componen este portafolio son SCOTIA4TF (30%), GBMF3BF (25%), IXE T (20%), IXECAP (15%) e I+LIQB-F (10%).

Casado con hijos
Sánchez. Casado, con dos hijos. Tiene 43 años. Ingresos mensuales netos de 60,000 pesos. Espera un aguinaldo de ley, más un bono de 40 días de salario base, que estima en 30,000 pesos. Gasta unos 35,000 pesos mensuales. Últimamente ha comprado propiedades utilizando efectivo. Mete al banco alrededor de 25,000 pesos mensuales, divididos en fondos de inversión, certificados de depósito, inversiones a plazo fijo, en dos instituciones diferentes. Los rendimientos en el banco son un paso intermedio para la compra de terrenos. En enero tendrá que pagar cerca de 500,000 pesos para un terreno, pero el desembolso ya está contemplado con una inversión a plazo fijo. Para él, las vacaciones no son un gasto en el que tenga que hacer una inversión específica. Las últimas vacaciones grandes gastó con su familia alrededor de 50,000 pesos. El siguiente paso sería construir una casa en alguno de los terrenos que posee, le gustaría tener liquidez para construir en tres años. Calcula que gastará en eso alrededor de 3 o 4 millones de pesos. Tiene un patrimonio en bienes raíces que podría vender para pagar esa construcción. Ahora se pregunta qué más tendría que planear para su retiro, aunque comenta que, con su ritmo de vida, tendrá que trabajar hasta que muera.

• Skandia: Es interesante observar que Sánchez ya previó las necesidades futuras de algunas metas, por ejemplo, la liquidez necesaria para construir, con recursos provenientes de la venta de un terreno. Sánchez debería fijarse metas claras para todos sus objetivos, incluidos los gastos en vacaciones. Es importante que retire de manera inmediata lo que tiene en depósitos a plazo fijo. Aunque el rendimiento es conocido en el momento de realizar el depósito, la ganancia es muy inferior comparada con la que podría obtener en un fondo de deuda. Se recomienda que estructure un portafolio de sociedades de inversión con un perfil conservador, dado su corto horizonte de inversión. También debería evaluar la posibilidad de diversificar su patrimonio, porque en este momento está un poco cargado hacia los bienes raíces y, en caso de una caída en ese mercado, podría sufrir una minusvalía, lo que podría repercutir en sus metas financieras de mediano plazo. Debería considerar un ahorro para su jubilación. Dado su nivel de ingresos y de gastos, es difícil que el sistema de pensiones obligatorio le brinde los recursos necesarios para mantener su estilo de vida después de que se retire. Además, podría aprovechar los beneficios fiscales para el ahorro. Podría hacer una deducción personal de casi 80,000 pesos anuales, lo que implicaría un ahorro en el pago de impuesto sobre la renta de casi 23,000 anuales.

Otro elemento a tener en cuenta es la educación universitaria de sus hijos. Una carrera puede costar alrededor de 500,000 pesos en una universidad privada. Si el horizonte de inversión es mayor a tres años, se sugiere incluir fondos de renta variable, con el fin de maximizar el rendimiento.

• Más Fondos: Recomienda una inversión patrimonial de largo plazo, porque Sánchez puede mantener la inversión por lo menos dos años. El portafolio es más sensible a movimientos en las tasas de interés, pero el cliente que permanece invertido puede observar buenos rendimientos en periodos largos. La cartera de fondos es como aparece en la gráfica 3. Según Más Fondos, esa combinación habría permitido que 250,000 pesos invertidos en noviembre de 2005 se convirtieran en 290,656 un año después. En este portafolio, la renta variable llega a 35% del total, el mayor porcentaje de todas las carteras presentadas en este ejercicio. El horizonte de inversión también incluye largo plazo (más de dos años), en una mayor proporción que en los otros casos (20%).

• Fóndika. El portafolio se ajusta a un perfil llamado ‘agresivo D’ y destina recursos a instrumentos de deuda con un horizonte de uno a tres años. Para maximizar rendimientos, incluye un fuerte componente de instrumentos del mercado de capitales: un fondo de ING y otro de Santander, que juntos equivalen a 40% de la cartera. De noviembre de 2005 a un año después, 100,000 pesos en este portafolio se convirtieron en 124,502. Es importante que Sánchez entienda que la inversión es a mediano o largo plazo y que no busque salirse a la primera baja en rendimientos, que puede pasar, como se dio a mediados de año, cuando el monto total de la inversión bajó de casi 115,000 pesos a cerca de 102,000, entre abril y junio. El modelo incluyó los fondos de renta variable ING PAT (30%), ST&ER-1 (10%) y los de renta fija ST&ER-7 (20%), IXE LP BF (20%), SCOTIA4 TF (15%) e I+LIQB-F (5%).

Ahora ve
No te pierdas