Las generosas

-
Tania Lara Ortiz

El atractivo de las latinas es indiscutible. En los úl­timos 10 años seis reinas de belleza han sido de la región. Sin embargo, ahora los extranjeros enloquecen con otras curvas: las que se forman al graficar las acciones de las empresas latinoamericanas. Las más ‘guapas’ a la hora de repartir dividendos son las brasileñas y las mexicanas.

Dos académicos de la escuela española de negocios IESE, uno del IPADE y otro de la escuela chilena ESE (de la Universidad de los Andes) aplicaron un modelo para determinar cuáles eran las 50 compañías latinas que más valor crearon a sus accionistas en 2005.

La mejor fue América Móvil, de Carlos Slim, que acapara con Telcel 75% de la telefonía móvil sólo en México y que repartió 16,852 millones de dólares entre sus accionistas. Bradesco (el mayor banco privado de Brasil) ganó el segundo lugar y el tercero fue para Petrobras, la petrolera brasileña.

Para determinar quién creó más valor, los académicos hicieron cálculos relativamente sencillos: multiplicaron el precio de la acción por el número de acciones en el mercado. Así, obtuvieron el valor de mercado de la empresa en 2005 y luego restaron esa cantidad a la calculada del año anterior y así calcular el incremento del valor de mercado. A ese valor le sumaron los dividendos pagados durante el año a los accionistas, para determinar finalmente el valor agregado a cada tenedor de acciones.

Para determinar el rendimiento, bastó con dividir el valor agregado al accionista entre el valor del mercado que tenía la empresa al inicio del año. Y finalmente, el valor creado para el accionista (VCA) fue el resultado de multiplicar el valor de mercado por el rendimiento del accionista menos la tasa de interés de la deuda de largo plazo del gobierno.

“Es un método bastante sencillo porque tiene elementos que puedes encontrar fácilmente”, opina Mauricio Brocado, director de análisis de la casa de bolsa Actinver. Este ejercicio es interesante y diferente al que comúnmente se utiliza, el método de EVA (que calcula el Valor Económico Agregado con base en índices contables). “EVA es una medida más sofisticada para medir la rentabilidad de la compañía. Pero como dueño de la compañía es diferente saber si tienes más valor en tu acción”, explica Carlos Ponce, director de estrategia bursátil de Ixe.

En este análisis, sólo cuatro empresas destruyeron valor para el accionista: la tabacalera Souza Cruz de Brasil, el conglomerado chileno Antarchile y la papelera CMPC, también de Chile, así como la brasileña Aracruz, del ramo de la celulosa.

Las favoritas
En la pasarela no hay novedades. Las mexicanas más atractivas son América Móvil, Telmex, Wal-Mart, Cemex, Grupo Modelo, Televisa, Femsa y Grupo México. “Son empresas líderes de clase mundial y que tienen equipos de administración bien probados”, asegura Brocado, de Actinver. La mayoría de ellas están en posiciones con escasa competencia y esto se convierte en una ventaja para quienes poseen sus acciones. “Son las que tienen mayor poder de mercado, con mayores posibilidades de generar más valor para los accionistas”, explica Óscar Carbonell, uno de los autores del estudio y profesor de finanzas corporativas del IPADE.

La utilidad de estos análisis se refleja en el largo plazo. “Así descubrimos que hay empresas que son constantes en la creación de valor, mientras que otras tienen cambios más bruscos”, explica desde España Pablo Fernández, otro de los autores y profesor de finanzas corporativas del IESE.

Este estudio también revela que 25 firmas brasileñas generaron 58% del valor para los accionistas y 16 mexicanas crearon 36%. Sólo una empresa argentina y ocho chilenas están en la lista de las 50 más ‘generosas’.

Nadie puede desaprovechar a las mexicanas que cotizan. Sus ventajas: alta liquidez y bursatilidad, por lo que sus acciones están pulverizadas entre el público inversionista y cualquiera puede salir rápido si existe mucha volatilidad en el mercado. Además, cinco de ellas (América Móvil, Telmex, Wal-Mart de México, Cemex y Televisa) tienen 67% de la ponderación en el índice IPC. “Si las ignoras, es difícil alcanzar el índice de la Bolsa”, advierte Brocado.

Ahora ve
No te pierdas