“Queremos consolidar”

-

Con 18% del mercado de cable, Megacable es la empresa líder en el mercado mexicano de televisión de paga. Enrique Yamuni Robles, su director general (y presidente de PCTV), asegura que la industria tiene todo para crecer.

Por lo pronto, a Megacable le ha ido bien. Su base de suscriptores ha crecido, de 365,000 en 2001 a más de 630,000 en 2005. Este año, la empresa da servicio a casi 700,000 y 200,000 de internet. Asimismo, hace unos meses liberó su servicio de triple play, para ofrecer paquetes de telefonía. La meta en este nicho es tener 450,000 usuarios en tres años. A mediados de 2006 apenas, el holding de Megacable, Teleholding, desembolsó 350 MDD para adquirir 49% de sus acciones en la cablera que tenía la estadounidense RCN.

Expansión platicó con Yamuni unos días después de que se liberó el acuerdo de convergencia que muchos consideran un parteaguas en la industria de las telecomunicaciones. El directivo, sin embargo, dice que no es nada nuevo, que la facilidad para que las cableras den servicios de valor agregado se remonta a 1995, y que, a fin de cuentas, sólo Telmex y algunas empresas grandes saldrán avante.

¿Creen que habrá consolidación en la industria cablera?
En realidad, no sabemos. Como industria, siempre hemos estado en el proceso de consolidación. Siempre estamos dispuestos a oír propuestas de otras compañías, tanto que quieran vender como que estén dispuestas a fusionarse o a hacer alianzas operativas. Esta revolución obligará a las cableras a decir: “Para entrar a la convergencia necesito capital y socios que me ayuden a desarrollarme”. Antes, los servicios de televisión por cable permitían tener una tecnología relativamente sencilla, con estructuras sencillas… pero para dar servicios de internet y telefonía se requiere infraestructura más compleja. Eso tal vez dispare el proceso de consolidación.

¿Usted ve a Megacable como consolidadora o consolidada?
Siempre nos hemos visto como consolidadores. Hemos crecido de dos maneras: orgánicamente, con las concesiones que hemos conseguido del gobierno, y por adquisiciones.

Pero ahora aparece un actor que podría ser el consolidador del sector. Me refiero a Televisa. ¿Cómo analizan su papel?
Hay que recordar que Televisa ya tiene Sky. Eso hace que ya tenga red nacional. La última palabra en este asunto la tendrá la Comisión Federal de Competencia (CFC), que decidirá si es conveniente que Televisa crezca en sistema de cable.

Si Televisa quiere crecer en la industria cablera, ¿ustedes solicitarían a CFC una opinión al respecto?
Creemos que ése es un asunto de la autoridad. Nosotros como compañías no tenemos una mala relación con Televisa. Tenemos una relación de negocios de mucho tiempo con ellos. A ellos lo que les interesa es que sus contenidos tengan distribución.

La CFC dará una opinión respecto de que todos los contenidos estén accesibles para todos y se distribuyan sin sesgo. ¿Cómo ve la industria cablera este tema?
Creemos en la democratización de los contenidos, que estén disponibles para todos, pero es muy difícil que las mismas condiciones de negociación estén disponibles para una compañía que para otra. Los distribuidores de contenidos logran condiciones de compra diferentes dependiendo de volúmenes, de tecnología, de muchas cosas. Y es importante que las redes busquen diferenciaciones; que busquen tener ciertos productos que la competencia no tenga.

Ustedes dicen que está bien la democratización pero también necesitan margen para diferenciarse y que no se les obligue a subir contenidos. Pero, ¿qué pasa con las señales de televisión abierta que ustedes quieren? ¿Pagarán por ellas?
Nosotros pensamos que las señales de televisión abierta que son distribuidas en una ciudad no deberían tener restricción para que sean distribuidas por cualquiera sistema en esa área de servicio.

O sea que ahora que comienza la convergencia, ¿quedó claro que esas señales las pueden tomar todos?
No, no está claro. Hemos llegado a acuerdos satisfactorios, pero no está del todo claro.

¿Cómo ven en la industria cablera una potencial entrada de Telemundo a la televisión abierta? ¿Les ayudaría a ustedes el que rompieran un duopolio?
PCTV produce contenidos para sus socios en la industria del cable y es un comprador de volumen a los distribuidores. De hecho hasta hace poco teníamos un convenio de distribución de Telemundo. Distribuíamos Telemundo para nuestros afiliados en PCTV y lo dejamos de hacer cuando esa cadena decidió dejar de producir ese canal para América Latina. Pero, mientras Telemundo tuvo esa señal disponible, nosotros éramos quienes la distribuíamos. Pensamos que si consigue una concesión para tener una cadena abierta, será una fuente de programación más que exista.

Telmex será un jugador en la distribución de contenidos con capacidad de compra. ¿Cómo analiza esto PCTV?
PCTV también tiene capacidad de compra; y más que eso, tenemos el peso del número de usuarios al que servimos (unos 14 millones). Tenemos más que cualquier otro sistema de televisión de paga. Y el volumen es un factor que se pone sobre la mesa para negociar precios y condiciones. Trataremos de producir más y, a la vez, intentaremos estar más en el mercado de compra de contenidos, tanto a nivel nacional como internacional.

¿Usted vendería su empresa?
La intención de nosotros es seguir en el negocio. No somos vendedores. Pero el decir “no somos” y “nunca” no debería existir en el vocabulario de nadie. Nuestro plan es seguir en este negocio y ser consolidadores. Pero, si alguien nos consolida a nosotros porque es más conveniente, no estamos cerrados a eso.

¿Qué opina de lo que finalmente resultó en el Acuerdo de Convergencia?
Pensamos que el acuerdo no da nada más de lo que la ley dice. Al único que le da algo fuera de lo que la ley dice es a Teléfonos de México. La Ley Federal de Telecomunicaciones siempre contempló, desde su expedición en 1995, la interconexión e interoperabilidad de las redes, la portabilidad de los números y la contabilidad separada. Para nosotros siempre fue obvio que no se necesitaba un acuerdo para que la convergencia se diera. Ahora se crea un acuerdo sumario para que las compañías de televisión por cable puedan prestar los servicios de telefonía y las compañías de telefonía puedan prestar los servicios de televisión.

La realidad es que tanto las telefónicas como las compañías de televisión por cable podían haberlo hecho desde 1995, nada más con voluntad política de que se aplicara la ley y que se pudieran hacer los trámites ágilmente. Lo que no se hizo nunca. Los convenios de interconexión han sido extremadamente complicados debido a que la autoridad nunca respetó los términos de la ley en cuanto a plazos para que las interconexiones se resolvieran.

Lo que hacen es decirle a Telmex: “Si tenías una prohibición expresa, la quitamos si cumples con los tres básicos (que son interconexión, interoperabilidad y portabilidad)”. O sea, le dicen: “Si cumples con la ley, te quito la prohibición expresa”. Pero esa la ley está desde 1995, ¿no? Para nosotros, era ocioso eso. Si querían cambiarle el título de concesión a Telmex pues debieron haber iniciado un procedimiento, sin necesidad de un acuerdo de convergencia. La convergencia ya estaba en la ley.

¿Sienten que han perdido tiempo de actuación en el que hubieran podido madurar el negocio?
Absolutamente. Nosotros desde 1999 y 2000 estamos insistiendo en la liberación de nuestros servicios. Esto viene desde que solicitamos autorizaciones para dar servicios de internet. Y no necesitábamos hacerlo porque ya estaba contemplado este servicio en la ley. Internet es un servicio de valor agregado, y la ley dice que éstos se pueden prestar con solamente presentar el registro de los mismos.

La autoridad se empecinó en que internet no era un servicio de valor agregado sino que era prestado a través de líneas telefónicas. ¿Qué tiene que ver un servicio con una tecnología? La tecnología no tiene nada ver que con la naturaleza del servicio. La autoridad tuvo que sacar un acuerdo para que las compañías de cable pudiéramos dar internet. Ahí nos hicieron perder mucho tiempo.

Lo que se hizo fue darle tiempo a Telmex, para que sus tecnologías maduraran; sin embargo, las tecnologías de voz por cable ya estaban maduras.

Telmex sugirió que la inversión para la portabilidad del número la debe hacer el prestador que recibe el número y que esa inversión no se debe traducir a la tarifa.

Ésa debería ser una decisión de la compañía receptora del número. Es decir, la compañía receptora debe decidir si el cargo se hace al usuario o lo absorbe. Pero debe ser un cargo muy barato. No debería ser un cargo que actúe como barrera para que el usuario decida cambiarse o no. Además, nosotros creemos debería haber una entidad ajena al gobierno y a los operadores que fuera quien administrara esa portabilidad.

Ahora ve
No te pierdas