Ciertos habitantes

-
Pilar Melero de la Cámara

Tan versátil como sus producciones, Claudio Valdés Kuri podría, con su empeño, vender refrigeradores a los esquimales. No en balde, Teatro de Ciertos Habitantes, la compañía que dirige desde hace 10 años, logró una meta poco frecuente en el teatro, incluso en el comercial: sostener largas temporadas de presentaciones sin hoyos de financiamiento.

Cinco montajes de alcance internacional y presencia en festivales como el Fringe Festival de Edimburgo o el Wiener Festwochen, en Austria, dos de los cuatro más grandes del mundo, dan cuenta de su proyección. “La calidad de los proyectos y la viabilidad para viajar nos han colocado en esa posición”, dice Kuri, inmerso en la promoción internacional de su último montaje, La piel, tras vivir un éxito de seis meses de presentaciones en el Foro Sor Juana Inés de la Cruz.

A diferencia de otras compañías “con producciones de gran nivel, pero sin capacidad para promoverse”, Teatro de Ciertos Habitantes halló una ruta para la buena salud de sus finanzas: la coproducción con instituciones nacionales y extranjeras. Un esquema que el director califica como ‘clave’ para el crecimiento artístico de la compañía en un momento en el que “ya ninguna institución en el mundo tiene fondos suficientes para producir una obra en su totalidad”.

Tan sólo para el cuarto de sus montajes, ¿Dónde estaré esta noche?, una obra estrenada en 2004 en el Festival Internacional Cervantino, logró una producción ‘multinacional’ con aportaciones de cinco instituciones de países distintos: el Haus der Kulturen der Welt (Berlín); el Kunsten Festival des Arts (Bruselas); el Wiener Festwochen (Viena); el Teatro de los Andes (Bolivia), y la Coordinación Nacional de Teatro del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) de México.

“Es un dinero con el que cubrimos los costos del montaje y el pago de honorarios en el tiempo que duran las representaciones”, cuenta el también actor y cineasta egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica.

Pero una vez que termina cada proyecto, sin embargo, la continuidad del grupo depende “de las funciones en el extranjero, que son las que realmente generan ingresos suficientes para subsistir en los periodos de investigación y ensayos. Es un modelo de ahorro que nos permite cubrir los salarios de las cuatro personas que trabajan permanentemente en la oficina”, explica.

Actualmente, la compañía se encuentra bajo el auspicio de los programas México en Escena de Conaculta-Fonca y Artes Americas de la Universidad de Texas, en Austin.

Ahora ve
No te pierdas