Aprendices en México

-
Ana Lourdes Esquivel

Las playas de Rosarito, en Baja California, son visitadas con frecuencia por famosos. Hace unos meses, Ivanka Trump, la hija de 25 años del magnate Donald Trump, también estuvo ahí. Pero en esa ocasión no pisó la playa ni se metió al mar. De hecho, el vuelo que hizo en helicóptero no fue como turista, sino como vicepresidenta de Desarrollo y Adquisiciones de The Trump Organization. Ivanka analizaba la opción de invertir en esa zona. Finalmente, el pasado 20 de septiembre, la compañía confirmó sus planes para construir en ese lugar un exclusivo complejo turístico. “Será nuestra entrada en el mercado mexicano y queremos asegurarnos de que esta incursión esté marcada por un proyecto fenomenal, de cinco estrellas”, dijo Trump a Expansión a fines de octubre pasado.

El proyecto está ubicado en Punta Bandera y se llama Trump Ocean Resort Baja. Para este negocio, los Trump se asociaron con Adam Fisher y Jason Grosfeld, directores de Irongate, empresa de bienes raíces de California.

El proyecto original consta de tres edificios de condominios de alto nivel, cada uno con 26 pisos y cuya primera etapa terminará en 18 meses. Según la empresa, el diseño arquitectónico de los edificios tendrá el estilo de Luis Barragán, conocido como el ‘padre del modernismo mexicano’. Se prevé que el resort tenga también albercas, canchas de tenis, restaurante, bar, gimnasio, spa, senderos para caminata y espacios para eventos.

La compañía no ha anunciado el monto de la inversión, pero diversos diarios estadounidenses señalan que ésta será de 200 millones de dólares (MDD). “Nuestro objetivo es tener un producto en México del cual nos sintamos muy orgullosos, que podamos ofrecer a nuestros clientes un producto de primera clase que, además, les garantice una proximidad conveniente a California”, dijo Ivanka.

Cuando Donald Trump anunció en septiembre el proyecto, afirmó: “La ubicación lo es todo y estando a 30 minutos del centro de San Diego, este lugar se convierte en una locación ideal para construir una propiedad turística”. Los Trump están pensando en hacer un negocio de este tipo, pero también contemplan en él a los estadounidenses retirados que buscan tener una mejor calidad de vida frente al mar.

Según la consultora Protego, 35 millones de personas entre 45 y 55 años se van a retirar en la próxima década en EU. Esta cifra podría aumentar a 70 millones si se consideran los próximos 20 años. Para muchos de ellos, México será el blanco de sus proyectos de vida y de sus inversiones.

Los flujos de personas mayores que provienen de Estados Unidos y Canadá hacia México ya son una realidad. Lugares como Puerto Vallarta, Mazatlán, San Miguel de Allende, Puerto Peñasco, la Riviera Maya, Los Cabos y las costas de Baja California (corredor Tijuana-Ensenada) se están consolidando como favoritos para disfrutar largas temporadas de descanso o radicar en forma definitiva.

Este fenómeno ha sido más notorio en Baja California, por la ventaja adicional que representa la proximidad inmediata con esos dos países. La secretaría estatal de Turismo calcula que 96% de los turistas extranjeros que llegan a esta entidad provienen de EU, la mayoría de Los Ángeles y San Diego.

En muchos casos, una visita turística a Ensenada, Rosarito, Tecate o San Felipe ayuda a determinar la ubicación del segundo hogar de los estadounidenses, quienes empiezan a buscarlo 10 años antes de su retiro.

Sin embargo, Ivanka también espera tener compradores de México y de otros lugares. “Muchas personas que antes no estaban interesadas en México, ahora lo estarán por la calidad y el respaldo que representa un proyecto Trump”.

En el hotel condominio, las personas pueden comprar una unidad y darla en administración a la empresa. “Nosotros nos podemos encargar de rentarla y administrarla”, lo cual abre la posibilidad tanto para quienes deseen vivir definitivamente en ese lugar, como para quienes sólo planeen estar una o varias temporadas en el año.

Los atractivos de la región no sólo han atraído la atención de jubilados de EU, sino también de múltiples inversionistas. Según la Asociación de Desarrolladores Turísticos de Baja California, tan sólo en el corredor Tijuana-Rosarito-Ensenada hay más de 2,500 nuevos proyectos turísticos.

La hija del magnate estadounidense confía plenamente en el éxito de este proyecto. “Los desafíos van de la mano con cualquier proyecto. Obviamente tendremos que considerar que los costos de construcción van en aumento y que habrá retos asociados con el plan, pero estamos 100% confiados en que tendremos éxito en México”.

Acerca de la inseguridad y otros problemas sociales que se viven en la parte mexicana de la región fronteriza, Ivanka Trump aseguró que esta situación no representa una preocupación o reto. “En lo absoluto. En cierto grado, son problemas que atañen a grandes ciudades. Yo creo que nosotros solamente debemos ser cuidadosos en elegir las ubicaciones correctas y los proyectos adecuados”.

Aunque en este momento no tienen otros planes en marcha en México, la Organización Trump planea buscar más áreas idóneas en el país para realizar desarrollos similares de condominios. “Estamos seguros de que tendremos muchos proyectos diferentes en México. Estamos conscientes de que es un mercado en expansión y por ello buscaremos los socios y lugares adecuados”, dijo la ejecutiva. Los mercados que Ivanka considera que tienen más potencial en México son Los Cabos, Cancún, Cozumel y Puerto Vallarta.

Por lo pronto, estos condominios ya se promueven entre los posibles compradores, desde 200,000 dólares. La empresa Condo Hotel Center (Condo Hotels & Fractionals) dice que el desarrollo Trump es actualmente la propiedad más solicitada. Esta empresa recibió 50 reservaciones en los primeros 10 días de haber colocado el anuncio del proyecto en su página de internet.

Ahora ve
No te pierdas