Ruido en la línea

-
Alejandro Ángeles

Una máxima de las fusiones es que uno más uno no suman dos. Esto lo recordó Axtel al resumir ante las autoridades bursátiles de EU (SEC) los riesgos que podrían minar el valor de su fusión con Avantel.

A fines de octubre, Axtel anunció la compra de Avantel, la telefónica de Grupo Financiero Banamex y MCI. En una operación superior a los 500 MDD (entre efectivo y deuda), Axtel dijo que tendría el control de una empresa con un nivel de ventas similar: 5,000 millones de pesos. Con la aprobación de la Comisión Federal de Competencia a fines de noviembre, se crea un rival un poco más serio para Telmex, que mantiene el dominio del mercado de telefonía fija, valuado en más de 13,000 MDD, con más de 85% de participación.

Aunque combinadas las redes de Avantel y Axtel cubrirían más de 300 ciudades por lo pronto, la firma de Tomás Azcárraga Santos afirmó que el ente fusionado sólo llegaría a 200. Las líneas totales, domésticas y empresariales, serán más de 750,000, con un aporte de casi 445,000 de Axtel. Sin embargo, la empresa ya da por descontada una migración de clientes hacia competidores como Telmex en el nicho de negocios. “La presencia de Axtel en este mercado crecerá significativamente y podría generar una respuesta más agresiva de los rivales, incluyendo Telmex”, declaró Axtel en un comunicado dirigido a la SEC.

La operación fue de inicio saludada por los analistas como favorable y valiosa. La fusión resultaría en un ente con ventas por más de 10,000 MDP. “Una cifra que ningún competidor de Telmex ha podido generar antes”, dice Juan Ignacio Fernández, analista de telecomunicaciones de la consultora Gartner Inc.

La fusión dejaría también una empresa de servicios de telefonía local y larga distancia, internet fijo e inalámbrico de alta velocidad, transmisión de datos y soluciones empresariales, cuya fortaleza será la red conformada por 7,700 kilómetros de fibra óptica que Avantel construyó invirtiendo más de 1,500 MDD. A ello, se suman unos 800 kilómetros de anillos metropolitanos con los que Axtel da servicio de telefonía inalámbrica fija en 17 ciudades. Axtel tendría así una red nacional y una entrada más fácil al mercado corporativo. “Podrá convertirse en un proveedor integral de telecomunicaciones”, dice Ana Gabriela Ocejo, analista de Scotia Casa de Bolsa.

En el papel, Axtel se lleva a precio de ganga una red nacional, justo cuando está por abrirse la puerta del negocio de la telefonía a jugadores como las cableras o como Televisa, que quiere vender paquetes de triple play (internet, telefonía y cable). Axtel tendrá ya la infraestructura necesaria para competir, por lo que sus inversiones se destinarán a mercadotecnia; es decir, vender lo que tiene en sus manos.

La empresa, que declinó hacer comentarios para este artículo, delineó su programa de deuda para cubrir la compra: un crédito de 205 MDD para financiar la compra de activos y otro crédito puente por 310.95 MDD para cubrir las deudas de Avantel. A eso se añadirá un préstamo de 75 MDD para el pago del IVA por la compra de activos. Una vez que se cierre la transacción, la deuda de Axtel será de más de 705 MDD.

Según Axtel, el nivel de endeudamiento será manejable y, aunque tendrán menos flujo en caja (actualmente es de 97 MDD), podrá continuar invirtiendo. Sin embargo, Standard and Poor’s, que califica 162.5 MDD de deuda de Axtel, bajó la calificación de estable a negativa. La firma anticipa que 45% de los ingresos de la empresa fusionada provendrán de Avantel, así como 30% de sus ganancias antes de impuestos.

“La perspectiva es negativa”, señala Raúl Márquez, de Standard & Poor’s. “Preocupa el ritmo y la sinergia a lograr pues el endeudamiento limitará la flexibilidad financiera para el nivel de calificación”. Pero dice que si la operación se financia favorablemente y la operación de ambas compañías se integra bien, la calificación podría ser de nuevo estable.

La fusión será vista de cerca, dice Standard & Poor’s. De acuerdo con un vocero de American Century –que a agosto de 2006 tenía inversiones en papel de Axtel por más de 3 MDD–, este fondo de inversiones cree en el éxito de Axtel. “Nos congratulamos por su acción, que ahora equivale a una empresa el doble de grande que generará más valor”, dijo.

Si bien históricamente la compañía ha tenido buena respuesta por su manejo financiero (en 2005 tuvo pérdidas por 98 MDP, contra pérdidas de 1,159 MDP en 2004), los analistas prefieren ser cautelosos en sus proyecciones. Preocupa que su apuesta por WiMax, la plataforma de comunicaciones inalámbricas, sea prematura. La empresa invertirá más de 200 MDD en esta tecnología. Asimismo, quiere incursionar en internet por cable eléctrico (BPL), al lograr un acuerdo con la Comisión Federal de Electricidad. “Como estas tecnologías emergentes apenas se desarrollan, el tiempo en que Axtel pueda comercializarlas definirá su potencial de mercado”, advierte Thomas Abreau, analista de Pyramid Research.

Aunque los analistas creen que Axtel creció al doble de forma barata, tendrá en sus manos a una firma que no pudo ganar mercado. “Avantel es un operador con problemas que no pudo ganar una parte relevante del mercado de larga distancia”, dice Fernández, de Gartner Inc. “Tuvo éxito en el mercado corporativo pero le costó entrar en el mercado residencial”.

Y persiste el riesgo de que Nextel, que genera 17% de los ingresos de Axtel por el uso de su red, compre una operadora de telefonía fija. Una fuente de Nextel dijo que esperarán una propuesta de Axtel que mejore sus tarifas actuales, algo que ven muy factible debido a que la red Axtel-Avantel les daría más acceso a las ciudades que ellos cubren, con mayor rapidez. “Si no nos conviene, revisaríamos nuestro acuerdo”, dijo la fuente. “No descartamos invertir por nuestra cuenta”. Esto no sería raro dada la fiebre de compras reciente de Nextel, que creció invirtiendo en su red y comprando operadores y desarrolladores de aplicaciones, como empresas del Grupo Xtra y los activos de America Online México. Habrá que ver si los clientes residenciales y comerciales le dicen ‘¡bueno!’ a la nueva Axtel.

Ahora ve
No te pierdas