De buena madera

-

Mientras las compañías automotrices desarrollan modelos híbridos con motores mecánicos y eléctricos, Suzuki rompe el molde y le apuesta al metanol, el alcohol de madera.

Su modelo Mio es un auto pequeño, cuyo motor utiliza metanol y su tanque de cuatro litros rinde unos 40 kilómetros. En principio, este coche sólo tiene un asiento y está pensado para recorrer distancias cortas.

El Mio de Suzuki incluye una pantalla de cristal líquido que indica los niveles de combustible y energía (también tiene una batería de litio como soporte).

Por ahora, la firma no pretende comercializarlo pues es un prototipo, aunque no descarta la opción de introducirlo en el mercado como un sustituto de silla de ruedas.

Newsletter
Ahora ve
Lo que busca México en la renegociación del TLCAN, según Ildefonso Guajardo
No te pierdas