Más comprimido

-
Mariano Garza-Cantú

Prácticamente, MP3 es un sinónimo de música digital, justo porque este formato de audio digital comprimido ganó gran parte de su popularidad en el mundo de la música.

Pero pocos saben que el Moving Picture Experts Group (MPEG), que conjunta a unos 350 expertos y catedráticos de distintas industrias y universidades, que fue el creador de MP3, también es el padre del MP4 (MPEG 4).

Este grupo de especialistas se dedicó a crear un sucesor del famoso MP3 con fin de transmitir y guardar (de manera más eficiente) audio y video digitales en dispositivos electrónicos.

Aunque este formato todavía no es tan popular –y difícilmente superará la mercadotecnia que tiene su antecesor–, lo cierto es que las compañías inmersas en el mundo de la música, como Apple, lo están popularizando gracias a los reproductores iPod y a su tienda de canciones en línea, iTunes. Casi todos los programas de audio y video soportan MP4, como Media Player Classic, Mplayer, VLC media player, Quick-Time Player, RealPlayer, iTunes, Nero Media Player, Avidemux.

Casi cualquier tipo de información puede ser comprimida en este formato y los CODECS (es un acrónimo de compresión/descompresión y se trata de un algoritmo o programa de cómputo especializado que reduce el número de bytes que consumen grandes archivos o programas) son compatibles con AAC (Advanced Audio Coding), MP3 y MP2.

La extensión oficial es MP4, sin embargo, hay variaciones para indicar el tipo de contenido del archivo. Por ejemplo, para audio protegido, como el que venden en iTunes, se utiliza la extensión .M4P. Otras variaciones son .M4B y M4A para audiolibros y podcast

Lo mismo, pero mejor
La compatibilidad con el estándar MP3 es transparente. Además, no requiere una máquina más poderosa para su funcionamiento.

El portal de Apple dice que si se hace un comparativo, la diferencia radica en que:
• MP4 ofrece mucha más calidad en archivos más pequeños.
• Soporta audio multicanal ofreciendo hasta 48 canales completos de frecuencia, en comparación con los 16 de MP3.
• Brinda mayor eficiencia en la descompresión, lo que requiere menos poder de procesamiento para decodificar.

De acuerdo con pruebas realizadas por Dolby Labs (laboratorios que evalúan la calidad de un tipo de sonido), el audio comprimido en formato AAC (a 128 KPBS, calidad estéreo) es prácticamente indistinguible de la fuente original.

En otra prueba realizada, el audio fue comprimido a 96 KBPS y los resultados fueron que excedió la calidad de un MP3 que había sido comprimido a 128 KBPS. Es decir, con MP4 la compresión es menor y la calidad es mucho mayor. Aunque sus beneficios en calidad de audio y compresión parecen ser claros, todavía no ha alcanzado el nivel de estándar.

De hecho, Windows Media Player no soporta este formato y para escucharlo ahí es necesario descargar aplicaciones de terceros. Sin embargo, sus ventajas son tajantes y pronto estará en el léxico de los amantes de la música y el video digital.

Ahora ve
No te pierdas