Basura espacial, 'la amenaza fantasma'

La Agencia Espacial Mexicana asegura que la "bola de fuego" avistada en Puebla e Hidalgo es un pedazo de satélite que reingresó a la Tierra
representacion sobre la basura espacial, de la agencia espacial europea (ESA)
esa-basura espacial  representacion sobre la basura espacial, de la agencia espacial europea (ESA)
/
| Otra fuente: CNNMéxico
CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) -

El 10 de febrero pasado, alrededor de las 16:00 horas, pobladores de la región de Tulancingo, en el estado de Hidalgo, y Ahuazotepec, en Puebla, reportaron el avistamiento de una bola de fuego en el cielo, seguido de una explosión.

Las especulaciones para intentar explicar el fenómeno no se hicieron esperar, pese a no haberse podido ubicar siquiera el lugar del impacto.

La versión más socorrida, sin confirmar: “un meteorito cayó en México”.

La Agencia Espacial Mexicana (AEXA), cuya conformación como organismo oficial aún se discute en el Congreso, sugiere que en realidad fue basura espacial que entró a la Tierra, pues el Departamento de Defensa de Estados Unidos había advertido sobre el posible reingreso de un fragmento de satélite ruso —puesto en órbita en junio de 2006—, justo en la fecha en que ocurrió el evento.

Juan Antonio Jiménez, jefe del Departamento de Operación del Planetario Luis Enrique Erro, del Instituto Politécnico Nacional (IPN), asegura que alrededor de la Tierra existen al menos dos mil toneladas de objetos.

Entre 30 y 100 mil de ellos miden más de un centímetro y son catalogados como basura espacial, lo cual implica que permanecen a unos dos mil kilómetros del planeta (equivalente al recorrido por tierra del Zócalo de la Ciudad de México a la frontera norte en Ciudad Juárez, Chihuahua).

Tal acumulación de desechos es producto de 53 años de actividad espacial, desde 1957, cuando los viajes fuera de la atmósfera se inauguraron con el lanzamiento del satélite ruso Sputnik.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

La NASA tiene proyectos para hacer una "limpieza espacial", pero el costo es demasiado alto, por lo que deberemos aprender a manejar no sólo la basura que generamos cada día en nuestra casa, sino la que arrojamos al espacio.

Si en algún momento una “bola de fuego” vuelve a sorprendernos, es muy probable que se trate de un resto de basura cósmica y no de un meteorito.

Ahora ve
Donald Trump despide a Steve Bannon, su estratega en jefe
No te pierdas
×