Personas y animales pueden ser enterrados juntos en Reino Unido

Hay personas que consideran a sus mascotas más que animales. Conciente de esto la británica Penny Lally entierra a los dueños con sus "amigos"
Penny Lally esposo
cnn-PennyLally-entierro  Penny Lally esposo
Rose Hamada
Autor: Rose Hamada
LONDRES (Reuters) -

Como muchas personas, la viuda Penny Lally planea ser enterrada junto a su familia. Pero, en su caso, incluye el zoológico de mascotas de la familia.

Su esposo John, quien murió de cáncer hace tres años en la edad de 64, ya está enterrado con su caballo Super Sam, el gato Blot, el perro Muppets, e incluso Brian el pájaro.

"A menudo le digo a la gente que John tiene un canario cantándole al oído, un gato ronroneando a sus pies, un perro a su lado y un caballo para montar cuando guste", dice Lally. "Sé que algunas personas podrían ver esto extraño, pero amo a mis mascotas y quiero que todos estén cerca de mí y de mi marido".

Lally, de 66 años, dirige un crematorio y un panteón de animales de compañía en los bosques en Penwith, Cornwall, noroeste de Inglaterra. Ella ha enterrado a más de 30 personas junto a sus animales y tiene más de 100 parcelas reservadas para las mascotas y sus dueños.

La idea de los entierros conjuntos surgió previo al fallecimiento de una vecina de 77 años, un año antes de la muerte de John.

"La señora Winchcombe tenía siete gatos y quiso ser enterrado con todos ellos cuando ella murió. Sin duda fue una petición inusual", dijo Lally.

"Hemos tenido que solicitar un permiso para ampliar nuestra licencia para enterrar a los seres humanos al lado de sus animales, pero ha sido maravilloso poder cumplirles su última voluntad."

Desde entonces, Lally ha visto crecer las peticiones de las sepulturas conjuntas.

Actualmente en Reino Unido sólo hay una media docena de cementerios en los que se permite que las mascotas sean enterradas en la misma parcela que sus dueños, pero en enero, el consejo del condado de Lincolnshire (este de Reino Unido) se convirtió en la última autoridad para otorgar los permisos para un sitio común.

"Creo que ha habido más interés últimamente porque la gente está empezando a darse cuenta de que es posible", señala Lally.

Uno de sus clientes, Carole Mundy de 54 años, ya hizo una reservación de una parcela para ella y su esposo Robert, para que en el momento en que sea necesario, “acompañen” a su perro Golden retriever, Dylan, que ya está enterrado en Penwith desde 2008.

“Sé que no es convencional, pero estoy tan harta de la gente que dice ‘era sólo un perro o un gato'”, dice Mundy. "Los animales nos dan amor incondicional y adoro a mis mascotas. Si la gente quiere llamarme kooky (excéntrica) no me importa”.

Reino Unido se considera a sí mismo como un país de amantes de los animales de modo que quizás no es sorprendente que haya habido un aumento en los entierros comunes. La práctica también va en aumento en Estados Unidos.

"Ha habido mucho interés de la gente que están pidiendo a las funerarias poder ser enterrados con sus mascotas", señala Robert Fells, presidente de la Asociación Internacional de Cementerios, Crematorios y Funerales de Virginia.

"Es un concepto relativamente nuevo, que si es una moda o una tendencia emergente, no estoy seguro, pero definitivamente está al alza".

"Estamos viendo un aumento en el interés de la gente", agrega Roberta Knauf, directora de la funeraria Flynn-Hillcrest en Pennsylvania. "El concepto de entierro conjunto inició en 2006, cuando se interesaron algunas personas, pero el año pasado tuvimos cerca de 70 entierros comunes en nuestro cementerio".

La práctica de que la gente sea enterrada con animales de compañía no es nueva. En la historia británica se hace referencia cuando los nobles anglosajones eran enterrados con sus posesiones, que incluían a sus caballos.

Más atrás, los faraones del antiguo Egipto fueron sepultados con sus gatos, perros y monos momificados, que creían que compartirían una vida futura con los seres humanos.

Pero fue hasta la era cristiana cuando los rituales paganos de Egipto y Roma no fueron bien vistos.

"Cuanto más se institucionalizó el cristianismo, los entierros conjuntos fueron desaprobados, ya que se aceptó que los humanos eran los únicos seres con almas", dijo Mary Thurston, antropólogo especializado en la historia común de las personas y animales domésticos.

Sin embargo, el director de la Asociación británica de cementerios privados de mascotas y los crematorios asegura que la gente debe ser enterrada como quiera.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"Cuando uno fallezca, es importante contar con que los últimos deseos se cumplirán y las personas merecen ser enterrado en la forma que elija si no están haciendo daño a nadie", dijo Kevin Spurgeon.

"Mi caballo era un buen amigo y ha estado a mi lado en los altibajos de la vida" agrega Lally, la propietaria del cementerio conjunto de Reino Unido. "Como yo, muchos otros ven a sus mascotas como parte de la familia y quieren estar con ellos, incluso en la muerte".

Ahora ve
Diez alimentos que le hacen bien a tu cerebro
No te pierdas
×