Una chica de 25 años relata su enfermedad hasta la muerte en un blog

Una ex reina de belleza compartió con los usuarios de Internet su enfermedad y muerte a través de videos
chica de 25 años que relató su muerte en un blog
Especial- Extraordinaria  chica de 25 años que relató su muerte en un blog  (Foto: )
Madison Park
Autor: Madison Park | Otra fuente: 1
CNN -

La ex reina de belleza miró a la cámara, pero no para algún desfile de modas o espectáculo. Lucía frágil y delgada, y su cabello desacomodado. Pero Eva Markvoort sonreía débilmente.

“Hola al mundo entero”, dijo en el video. “A mi blog, a mis amigos, a todos, tengo novedades este día. Es algo duro de escuchar, pero puedo decirlo sonriendo”. Recostada en una cama de hospital, Markvoort estaba rodeada de su familia. “Mi vida está por terminar”.

Marvoort sufría de fibrosis cística, una enfermedad incurable que causa acumulación de moco en los pulmones. Por casi cuatro años, narró en su blog todo acerca de su vida con esa enfermedad terminal. Incluso, cuando le comentaron que sería improbable que pudiera recibir un trasplante de pulmón, la chica de 25 años continuó la crónica de vida en su diario en línea.

La gente que compartió con ella uno de sus últimos pensamientos supo que el final estaba cercano, y con ello también honraron la muerte de otros, dijeron médicos expertos en la atención de enfermos terminales.

“Lo que hemos visto en la última década, lo estamos transformando gradualmente a una cultura que llegó hasta el siglo XX, muy cercana a la muerte”, dijo el doctor Chris Feudtner, director de investigación de Cuidados y Servicios Paliativos en el Hospital Infantil de Filadelfia en Pensilvania.

Su pensamiento puede ser “sigo con vida. No quiero estar encerrado. Quiero una conexión. Quiero ser capaz de compartir lo que aprendo sobre este viaje”, dijo Feudtner.

“Tendemos a ser abiertos a través del video, del blog, en Facebook sobre lo que hacemos cada día. Es sorprendente la franqueza de las personas en sus últimos días o semanas”, dice el doctor David Cassarett, autor del libro Last Acts (Últimos hechos), sobre las decisiones al final de la vida.

Los bloggers, dice Cassarett, ayudan al resto de nosotros a entrar en un territorio inexplorado. Y lo explica con una analogía deportiva.

"Los ciclistas trabajan en grupo, ésa es la tradición", dijo. "El que va al frente descubre los peligros del camino para aquellos que vienen detrás. Si se va al frente, se tiene la oportunidad de ayudar. Si descubre una alcantarilla, otros podrán evitar un accidente".

Los blogs como el de Markvoort podrían tener esa similitud. No huyen de la fealdad y la brutalidad del proceso de morir.

“Ellos no hablan sólo de esperanza sino de desesperación. Eso es, nos están diciendo no sólo lo que queremos escuchar, sino lo que necesitamos escuchar”, escribió Cassarett.

Markvood inició su blog en 2006, debido a una hospitalización por complicaciones de su fibrosis cística.

Un día que estaba sola en su habitación del Hospital General de Vancouver, después de la hora de visita, quiso conectarse con otros pacientes buscándolos en línea.

Fue así que inició su blog 65 red-roses (65 rosas rojas). Esto en recuerdo de su infancia por no poder pronunciar fibrosis cística y en recuerdo a un grupo de niños, 65 en total, que también padecían la enfermedad.

Un documental sobre su vida y el tratamiento que siguió se realizó cuando esperaba un doble trasplante pulmonar. En ese tiempo se hizo amiga de dos chicas estadounidenses con fibrosis cística.

El filme terminó con una nota feliz: Markvoort consiguió su trasplante pulmonar y en ese momento, parecía que estaba en vías de recuperación. 

Pero en menos de dos años, su cuerpo rechazó los órganos. Su capacidad pulmonar se vio disminuida y le costó trabajo respirar.

A veces, sus notas en el blog eran muy crudas, llenas de “episodios de vómitos, horas de jadeo, olas de náuseas que solo se calmaban mientras dormía”.

“Me estoy ahogando con los medicamentos”, escribió. “No puedo respirar”.

En un principio, Janet Brine, mamá de Markvoort, dijo que la apertura y la franqueza de su hija la hacía sentir incómoda.

“Nos comunicamos de diferente forma que tu generación. Soy parte del mundo digital”, repitió Brine recordando lo que su hija le dijo.

El tema constante en el blog de Markvoort fue el amor.

En el inicio de un video en el que habla sobre su inminente muerte, Markvoort dijo: “Pienso que tengo mucha suerte, porque he amado más de lo que se podría pensar, de lo que se podría imaginar. Asi que estoy celebrándolo: celebrando mi vida”.

Markvoort creció en un suburbio de Vancouver, Canadá. Aniñada, tiñó su cabello de color rojo y le encantó la extraña moda de las boas rosas, los vestidos tejidos y las calcetas a la rodilla. Fue coronada como reina de belleza de New Westminister (un suburbio de Vancouver) y fue a la Universidad de Victoria, esperando convertirse en actriz.

Sin embargo, no pudo alcanzar su meta debido a su precaria salud.

“Pero encontró otras formas de expresión artística, escribir en el blog fue una de ellas”, dijo su madre.

Difundió la prevención de la fibrosis cística y la donación de órganos. Algunas cartas de Los Angeles o desde Polonia, animales de peluche y tarjetas llenaron su cuarto del hospital.

“Me sentí tan egoísta cuando me encontré contigo, porque he fumado por muchos años, pensando que mis pulmones estarían sanos. Me ayudaste a dejar ese pésimo hábito”, le escribió alguien.

Cuando Markvoort se sentía demasiado frágil, dictaba las notas de su blog a sus amigos y su familia.

“Ella había procesado el concepto de la muerte”, dijo su mamá. “Y lo aceptó bastante rápido. Para ella era como, ‘Oh Dios mío, no sé cuánto tiempo tenga. Tengo cosas que decir’. Hubo un sentido de urgencia de su parte”.

En ocasiones, sus notas no tenían palabras, sólo fotos de ella y sus seres queridos, con los ojos bizcos, con la lengua de fuera y con gestos cómicos.

“Éste es el fin de mi vida, pero no es el final de mi amor”, dijo Markvoort al inicio de su video.

Ella murió la mañana del 27 de marzo.

De la misma forma que permitió a sus lectores (la mayoría de ellos extraños) entrar a su vida, la familia de Markvoort planea realizar un servicio en su recuerdo, el cual se transmitirá en vivo en su blog este viernes a las 13:00 (12:00 tiempo de México).

“Ella nos comentó que sería una buena idea que, cualquier cosa que nosotros hiciéramos, estuviera disponible a la comunidad de su blog”, dijo su madre.

Ahora ve
No te pierdas