La comida rápida en los campos de batalla de EU desaparece poco a poco

-
Militares
Militares  Militares  (Foto: )
John DeVore, especial para CNN
Autor: John DeVore, especial para CNN
(Reuters) -

Cuando el sargento, Michael T. Hall, de las Fuerzas de Seguridad Internacional anunció que los negocios de comida rápida como Pizza Hut, Dairy Queen y Orange Julius serían cerrados en Afganistán, él fue muy franco respecto a la decisión.

"Esto es una zona de guerra, no es un parque de diversiones", escribió en el blog de las ISAF (Fuerzas de Seguridad Internacional por sus siglas en inglés).

Estos restaurantes móviles y otros que pueden ser encontrados en Kandahar y Bagram, no son "básicos" y han sido cerrados para agilizar la entrega de provisiones más necesarias en el campo de batalla.

De acuerdo con algunos soldados y marinos —quienes lucharon en Irak y Afganistán— el tener acceso a los negocios que tienen en casa no son tan importantes para su ánimo, como muchos civiles pudieran pensar.

Los veteranos y los soldados activos comentan que tener acceso a alimentos sanos, a la cocina local y a las bolsas de botanas que les envían sus amigos y familiares les levantan la moral mucho más que una cajita feliz.

Este asunto causó polémica en el blog de CNN sobre Afganistán, sobre la moral y los servicios que tienen los militares en servicio, generalmente bajos. Aunque los afectados no parecen estar muy preocupados.

"Lo que realmente mejora la moral en la zona combate son las cartas y paquetes de nuestros seres queridos", dijo David Brian Crouch, coronel de la Marina.

Entre lo más preciado de estos paquetes están los condimentos dulces, picantes, salados, como la salsa Tabasco, las bolsas de dulces y los sazonadores para "animar" la comida de los militares, que con frecuencia son raciones en empaques individuales para los miembros en servicio, ubicados lejos de las  instalaciones militares en donde se puede preparar comida.

Estos alimentos con un alto contenido en calorías, que han sido criticados por su sabor insípido y su textura suave, fue precisamente lo que comentó Crouch, quien estuvo en Irak en dos ocasiones, y que según dice, llevó a sus tropas a buscar comida rápida más familiar y con más sabor.

Para otros, el probar alimentos locales los hace sentir un poco más apegados a sus casas temporales. De acuerdo con el capitán de la Armada, Dadid Swaintek, "mientras que muchos soldados que participaban en patrullas de combate estaban demasiado cansados y agotados para preocuparse por su comida", él desarrolló un gusto especial por los sabores iraquís, El capitán permaneció en Iraq de 2002 a 2008.

En la línea de espera para tomar su comida, a lo que llama más "decente" y "saludable" que las alternativas de la cocina rápida, dice que extraña su pan favorito, el cual compraría si pudiera encontrarlo.

Los infantes de la Marina, igual de aventureros, ahora ubicados en el Campo Pendeleton en California, no tienen que alejarse de sus barracas para consentirse con las especialidades de Oriente Medio que aprendieron a paladear. De acuerdo con el periódico Marine Corps Times,  en DedeMed´s Shawarma House ya sirven los deliciosos gyro (una especie de sándwich), así como el hummus, la ensalada tabbouleh y baklava para los marinos que estuvieron en Iraq y en el golfo Pérsico.

Mientras que Swaintek alaba la cocina local, también lloraba por la cocina rápida y grasosa de Estados Unidos, a la vez que reconoce que "los soldados con sobrepeso son un problema".

El sargento de la Armada Paul Williams, quien sirvió en Iraq, está de acuerdo con el capitán, pero a él también "le gusta comer de vez en cuando una rebanada de Pizza Hut, un burrito de Taco Bell, o quizás un sándwich de Subway", recordando la posibilidad de poder disfrutar de una pizza en medio del desierto y escaparse unos minutos con sus compañeros para platicar sobre su casa, sus amores o sus planes futuros.

En última instancia, aunque los militares tienen la cultura de llevar a cabo intensos entrenamientos para cultivar su buena condición física, el acceso a comidas nutritivas les ayuda a mantenerse física y psicológicamente saludables. Y Williams dice que "un soldado tiene la responsabilidad de cuidarse".

Incluso, los familiares de los soldados organizan grupos para coordinar el envío de productos específicos.

De acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, casi todos los alimentos que son envasados al vacío, inmunes al desarrollo de hongos y bacterias, son sanos para enviar a los soldados. Recomiendan proteínas secas, como la ternera y pavo, así como sopas deshidratadas, frutas secas y hasta pasteles de frutas secas.

Sólo hay que asegurarse de sellar todo con un beso.

Ahora ve
No te pierdas