Un perro se comió cuatro boletos para el Masters de golf de Augusta

Un perro se comió unos boletos para la prestigiada competencia y su desesperado dueño lo hizo vomitar para recuperarlos
perro Sierra Augusta golf
perro Sierra Augusta golf  perro Sierra Augusta golf
Autor: Greg Botelho | Otra fuente: 1

Para Russ Berkman, en tiempos desesperados hay que tomar medidas desesperadas.

Y es que cuando tu perro montañés suizo se traga tus boletos para el Masters, lo único que queda es prepararte para tratar de encontrarlos en el vómito de tu mascota.

Eso fue lo que decidió hacer un residente de Seattle después de sufrir un ataque de pánico tras darse cuenta de que Sierra, su adorada mascota, se había comido los cuatro pases de él y sus amigos para el prestigiado torneo de golf en Augusta, Georgia.

Al llegar a su casa “solo estaban unas tiras de los boletos tiradas en el piso”, recuerda Berkman.

A tan solo unas horas de tener que abordar su vuelo, le llamó a su novia, quien le recomendó que le diera a Sierra una dosis pequeña de una solución de peróxido, explicándole que sería una manera segura de hacer que vomitara.

Afortunadamente, era casi de noche y Sierra no había comido mucho. Entonces, cuando vomitó, el resultado “no fue tan malo como se podría pensar”, dijo Berkman el jueves.

Sin embargo, los boletos estaban lejos de estar completos y limpios. Con dificultades, Berkman pudo unir los boletos para que se parecieran a los que recibió después del sorteo anual del Masters, realizado en agosto.

Berkman se fue con los boletos a medio pegar y los puso cerca de su chaleco. No le dijo a sus amigos la noticia de que su perro se había comido lo que podría ser su única posibilidad de entrar a los verdes campos del Club de Golf Nacional de Augusta.

Los cuatro amigos habían planeado el viaje durante meses y Berkman dijo que no quería defraudarlos (hasta que no le quedara de otra).

Después del viaje del domingo, los amigos jugaron 36 hoyos en la playa Myrtle, en Carolina del Sur. El hecho de que Berkman desaparecía a cada rato para hablar por teléfono fue la única pista de que había algo raro.

Equipado con lo que quedaba de los boletos, fotografías de los originales y una confirmación de su compra por correo, el lunes en la mañana llamó a la oficina de boletos de Augusta, esperando que la “amable gente del sur” le permitiera a él y sus amigos asistir al evento.

“Unos 10 minutos después, me llamaron de vuelta y preguntaron si yo era el del perro hambriento”, le dijo Berkman a HLN. “Y yo dije, ‘sí, de hecho soy yo’”.

Dos días después, él y sus amigos, que no sabían nada, recogieron sus boletos reimpresos y vieron la ronda final de la práctica para el Masters, una experiencia que Berkman describió como increíble, aún después de que las inclemencias del clima acortaran su estancia en el lugar.

El jueves ya estaba de regreso en casa, con Sierra sana y contenta a su lado.

“Ella está bien”, dijo Berkman. “Está muy contenta, e ignora por completo el hecho de que es famosa”.

Ahora ve
No te pierdas