¿Esquiar en África? Un pequeño país subsahariano ofrece esta oportunidad

A pocos kilómetros de la sabana se encuentra Afriski, en Lesoto, el único lugar para esquiar en el sur de África en julio
africa, lesoto, montanas, sudafrica, paisaje, nieve, sabana
montañas Drakensberg  africa, lesoto, montanas, sudafrica, paisaje, nieve, sabana
(Reuters) -

Sí, en África hay sitios donde se puede esquiar al puro estilo alpino. Y uno de esos lugares está en uno de los países más pobres del continente: Lesoto.

A sólo 200 kilómetros de la sabana, el reino de Lesoto alberga la única estación de esquí del África subsahariana. Lesoto es un pequeño lunar en medio de Sudáfrica, incrustado en las montañas Drakensberg.

El ascenso a la sierra de Maluti apenas deja adivinar el destino de las decenas de vehículos todoterreno que recorren las precarias carreteras del país.

Pastores envueltos en gruesas mantas de lana cuidan del ganado en las laderas de la montaña, salpicada de pueblos donde se pueden ver la modestas y tradicionales chozas circulares con tejados de paja que dan cobijo a los lugareños.

Sin embargo, a 3,000 metros de altura se encuentra una moderna estación de esquí, con chalets de estilo alpino, restaurantes y cañones de nieve. La estación fue fundada hace diez años, aunque la práctica de este deporte en estas laderas se remonta a la década de 1970.

El complejo turístico Afriski es la única estación de esquí de África Subsahariana tras el cierre de las instalaciones de Tiffindell, en Sudáfrica, y la segunda del continente junto a las pistas del Atlas marroquí. Cuenta con unas 200 plazas hoteleras y cuatro kilómetros esquiables.

Encontrar alojamiento en la estación durante los fines de semana de invierno es prácticamente imposible y es necesario reservar con semanas de antelación.

Las bajas temperaturas del invierno austral aseguran la nieve en las montañas de Lesoto, invadidas cada fin de semana por centenares de sudafricanos y turistas extranjeros atraídos por el exotismo de esquiar en África...¡en julio y agosto!

El sol africano calienta al mediodía en la cafetería de la estación, donde se mezclan familias sudafricanas blancas y negras, pandillas de snowboarders (esquiadores con tabla) y quienes ven la nieve por primera vez.

Austríacos, franceses, españoles, italianos y hasta japoneses, la mayoría trabajadores expatriados en África, gustan de deslizarse por las pistas de Afriski.

"Es algo inesperado. La mayoría de la gente de otros continentes no tiene ni idea de que se puede esquiar en África, incluso muchos sudafricanos no saben que pueden esquiar (casi) en su propio país", explica el eslovaco Jan Krivan, director de la estación.

El complejo atrae cada año a 10,000 turistas a Lesoto, uno de los países más pobres de África, donde casi la mitad de la población sobrevive con menos de un dólar al día y que ha visto en el turismo una nueva fuente de ingresos.

La Corporación de Desarrollo Turístico de Lesoto ha identificado otros dos lugares, Koti-sephola, junto al paso de Sani y Letseng-la-Letsie para la construcción de otros dos complejos de invierno.

"Este deporte es uno de los argumentos de venta más singulares de Lesoto. La nieve es un nuevo nicho de mercado con un enorme potencial de crecimiento", dice Lineo Tlapana, directora de relaciones públicas de Turismo de Lesoto.

La estación espera duplicar su superficie hasta los ocho kilómetros esquiables y doblar sus plazas hoteleras hasta alcanzar 400 camas, como parte de un proyecto que cuenta con el apoyo de la Corporación de Turismo de Lesoto.

Para la mayoría de los habitantes de Butha Buthe, sin embargo, la nieve es todavía un contratiempo más que una ventaja, pues cubre los pastos con que alimentan a su ganado, el principal sustento de la comarca.

Sólo un 5% de los visitantes de Afriski proceden de Lesoto, donde el esquí es un deporte minoritario.

"Nuestro objetivo es llegar a un 30% de clientes locales, en colaboración con el departamento de Turismo", asegura Krivan.

La promoción del esquí es también uno de los objetivos de la estación, donde uno de los instructores, Alex Heath, ha participado tres veces en los Juegos Olímpicos con Sudáfrica y entrena a dos esquiadores que aspiran a competir en la próxima cita de 2014.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

No obstante, el sueño de un equipo olímpico de esquí que pueda representar a Lesoto en competiciones internacionales tendrá que esperar.

"Es un proyecto a muy largo plazo”, piensa Krivan. “Pero, ¿por qué no? Quizá un día veamos a esquiadores africanos de primer nivel en unos Juegos Olímpicos de invierno".

Ahora ve
Para Estados Unidos, el TLCAN necesita cambios de fondo
No te pierdas
×