'Koshik', un elefante que 'platica' con su entrenador

Expertos dicen que el elefante puede imitar sonidos humanos debido que siempre ha estado en cautiverio sin contacto con otros de su especie
Elefante, coreano, habla.
Elefante, coreano, habla.  Elefante, coreano, habla.  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Paula Hancocks
(Reuters) -

Un elefante en un zoológico surcoreano tiene un buen comienzo para poder hablar en ese idioma. 

Koshik, un elefante de 22 años ha impresionado a los expertos y a sus cuidadores en el zoológico Everland cerca de Seúl al poder imitar el diálogo humano.

El elefante puede decir las palabras coreanas: 'hola', 'siéntate', 'no', 'acuéstate' y 'bien'. Su cuidador, Kim Jong Gap, fue el primero en darse cuenta de que Koshik lo estaba imitando desde hace varios años.

"Durante el 2004 y el 2005, Kim ni siquiera sabía que la voz humana que escuchaba en el zoológico realmente era de Koshik", dijo el vocero del zoológico In Kim In Cherl. "Pero en el 2006, empezó a darse cuenta que Koshik había estado imitando su voz y se lo comentó a su jefe".

Al principio su jefe lo llamó 'loco'.

Las sorprendentes gracias de Koshik llamaron la atención de un experto en vocalización de elefantes a miles de kilómetros un la Universidad de Viena en Austria.

"Hubo un video en YouTube de Koshik vocalizando y no estaba seguro de que fuera una farsa o era real", dijo la médico Angela Stoeger-Horwath. Ella viajó con un colega experto, el médico Daniel Mietchen a Corea del Sur para probar la habilidad del elefante. Ellos grabaron a Koshik repitiendo ciertas palabras que le decía su cuidador y después se lo pusieron a gente que hablaba coreano para ver si las reconocían.

"Algunos sonidos que hace es increíble por lo parecidos que son a palabras", dijo Mietchen de la Universidad de Jena en Alemania. "Por ejemplo, la palabra 'choa' (que quiere decir 'bien' en coreano), si la escuchas justo después de que la dice su cuidador, es bastante parecida".

Los descubrimientos han sido publicados en el diario Current Biology en esta semana y describen cómo Koshik coloca la punta de su trompa en su boca para producir su convincente imitación de una voz humana.

Koshik nació en cautiverio en 1990 y fue transferido al Zoológico Everland unos años después. De los 5 a los 12 años, no hubo más elefantes en el zoológico con Koshik, y su única interacción era con los humanos. Los investigadores creen que Koshik pudo haber aprendido ciertas palabras por su necesidad de "crear lazos sociales".

Se espera que Koshik atraiga bastante gente cuando el público lo vea en la primavera después de que se termine una remodelación del zoológico.

El periodista Soo Bin Park colaboró con este reporte.

Ahora ve