Un estadounidense vende su apellido como un espacio publicitario

Un hombre de Florida se llamará Jason Headsets.com después de subastar su apellido en internet tras el divorcio de su madre
Jason Headsets
ESP. Jason Headsets  Jason Headsets  (Foto: )
  • A+A-
Por:
Ramy Inocencio
Autor: Ramy Inocencio
(Reuters) -

Cuando usar una playera con anuncios podría parecer un exceso de la industria publicitaria, un hombre decidió llevar la venta de espacios más allá y usar su apellido para promocionar al mejor postor.

“Vi una oportunidad. Mi mamá está pasando por un divorcio y ya no necesito este apellido”, dijo el emprendedor de 30 años, Jason Sadler, quien vive en Jacksonville, Florida. “Pensé ¿cómo voy a encontrar un nuevo apellido?, y bueno, ¿por qué no venderlo?”.

Sadler afirma que quiere reinvertir el dinero que consiga en otras “cosas divertidas de marketing” y “dar el 10 % a la caridad”.

Al momento de la entrevista, Sadler dijo que la oferta más alta en su sitio de internet —buymylastname.com o compra mi apellido, en español— fue de 35,000 dólares.

El apellido fue finalmente comprado por la compañía Headsets, una fabricante de audífonos y auriculares con base en San Francisco. A partir del 1 de enero próximo, Jason se llamará Jason Headsets.com, según afirmó en su página.

El cambio obligará a Jason a modificar todas sus formas de identificación. El proceso legal podría tomar varias semanas, según el sistema legal de Florida, incluyendo el resguardo de huellas digitales para el registro criminal, los costos de procesos y una fecha para considerar la solicitud de cambio de nombre, además de la aprobación final de un juez.

No es el primer intento de Sadler por ser creativo en los esquemas de hacer dinero. En 2009, el emprendedor empezó a usar playeras de otras compañías, sirviendo como un promocional ambulante por plazos de un día. Reunió más de 66,000 dólares adicionales a su trabajo nomal durante el primer año. La empresa aún existe en el sitio iwearyourshirt.com.

Sadler rechaza la idea de que se esté vendiendo.

“La razón que doy es que ya no quiero este nombre. El nombre Sadler ya no significa nada para mí. Y por mí quiero trabajar con una marca. Vivo en esta especie de mundo de mercadeo en línea y estoy muy apasionado por eso. Si dijera que voy a tomar cualquier sitio de casinos o pornografía, eso sería venderme”.

Los requisitos para la puja fueron plasmados en las letras pequeñas de la convocatoria, e incluyen restricciones para asuntos políticos, religiosos y difamatorios para cualquier personal, según Sadler. “Se ha hablado mucho en internet acerca de darme un apellido tonto. Eso simplemente no va a suceder. Tengo el derecho a rehusarme”, dijo.

Ahora ve