Bum de smartphones alza a Jabil Circuit

El fabricante de electrónicos de EU abrió una segunda planta en Jalisco en plena crisis de 2009; en Guadalajara manufacturó el 10% de los Blackberry vendidos a nivel mundial a inicios del 2010.
jabil  (Foto: Carlos Gracián)
Gabriel Suárez

En diciembre de 2008, dos empleados de Jabil Circuit, un fabricante de electrónicos estadounidense con operaciones en Guadalajara, empacaban sus cosas.

Pero las propiedades de Isaías Grey, director de Operaciones de Manufactura, y Vianney Hernández, gerente de Proyectos de la empresa, no tenían como destino final sus casas, sino la segunda planta que la firma había abierto en la ciudad y en plena crisis.

Un año después, la planta ya empleaba a 1,000 trabajadores y Jabil Circuit de México, que logró el lugar 48 en el ranking de las 500 empresas más importantes de México, presumía un crecimiento de 35% en sus ventas, de 2,000 millones de dólares (MDD) en 2008, a 2,700 MDD.

“Ha sido uno de los crecimientos más importantes que ha tenido Jabil en muchos años”, confirma Óscar Acosta, director general de Operaciones de la empresa.

Según analistas, tres factores hicieron que la compañía creciera en tiempo de crisis: adaptarse para trabajar en los proyectos que demandaba el mercado, mejorar continuamente los procesos e identificar los proyectos de mayor valor económico.

Uno de ellos es la manufactura de cerca de 14% de los teléfonos inteligentes BlackBerry que se fabrican en el mundo, según fuentes de la industria.

Es decir, de los 10.5 millones de estos dispositivos que se vendieron en el primer trimestre de este año a nivel mundial, 1.5 millones se fabricaron en la planta de la firma en Guadalajara.

Clientes de primera 

El contrato que Research in Motion (RIM), dueña de la marca, otorgó a Jabil Circuit en 2008 dio frutos el año pasado gracias al aumento de 23.8% en la demanda mundial de smartphones.

Y la mata seguirá dando, pues en el primer trimestre de 2010 el consumo creció a más del doble, según un estudio de la consultora Gartner.

El mercado de teléfonos inteligentes ha subido enormemente. Son productos de muy alto volumen y caros. Un solo proyecto de un solo cliente puede representar más de 1,000 MDD”, explica Ernesto Sánchez, ex director regional de Jabil Circuit México, hasta febrero de 2009.

RIM es un cliente con potencial, pues, según la consultora, es la primera vez que la canadiense se sitúa entre los cinco primeros proveedores de celulares en el mundo, con una participación de mercado de 19% en el mundo y 33% en México.

De los 314.7 millones de celulares que se venden a nivel global, 17% son smartphones.

El segundo cliente más importante de Jabil Circuit México, aunque ya de más años, es Cisco, una empresa dedicada a la administración de redes, y para quien fabrica switches y ruteadores.

También le manufactura unos nuevos medidores de energía que mandan señales (datos) a través de redes cableadas o inalámbricas, lo que le evita a la compañía de luz, por ejemplo, que una persona tome las lecturas, pues se puede hacer el corte de servicio de forma remota.

Aunque algunos de los proyectos que tenía la empresa se contrajeron, “la introducción de estos nuevos proyectos fue mucho más alta que lo que dejamos de producir para otros clientes. Fue un garbanzo de a libra en medio de la crisis”, reconoce Acosta.

La manufactura mexicana da ventajas 

 Al igual que Jabil Circuit México, otros fabricantes de electrónicos como Flextronics Manufacturing y Sanmina-SCI Systems de México, ubicados también en  Guadalajara, aprovechan que los grandes proyectos de manufactura electrónica están regresando al país.

Sobre todo porque persiste el temor de poner su propiedad intelectual en China y porque la mano de obra en el país asiático ha subido cerca de 30%.

“Embarcar los productos desde China significa tener un inventario muy alto en el mar, y vía área es muy caro, por eso la cercanía (con EU) sigue siendo un ventaja para Jalisco”, explica Braulio Laveaga, director de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CANIETI), sede Occidente.

Pero Jabil Circuit México también ha hecho la tarea en casa. La planta de Guadalajara desarrolló un sistema de administración para el control interno de los procesos de manufactura y la verificación de métricas clave en la operación, que fue exportado a todas las plantas de la empresa a nivel mundial.

La joya de la corona 

Pero la importancia de las operaciones en Guadalajara radica en lo que vale para la empresa matriz: en 2009, sus ventas representaron una cuarta parte de lo vendido a nivel global.

“La planta de Jabil Guadalajara es la más grande a nivel mundial de las más de 50 que tiene hoy en distintas regiones”, concluye Acosta. Esto le da a Jabil Circuit México la seguridad para esperar un crecimiento en ventas de al menos 30% en 2010.

Para Carlos Gómez, presidente de la Cadena Productiva de Electrónica (Cadelec), la llegada de los grandes contratos de manufactura electrónica y el crecimiento de empresas como Jabil Circuit, se debe también al fortalecimiento de la cadena de suministro que en el transcurso de los años ha construido el cluster de electrónica en Jalisco, donde se concentran compañías de talla mundial.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Jabil Circuit México ha entendido el dinamismo del mercado. “En las crisis, cuando un sector está bajo, otro absorbe la demanda y así mantienen a la plantilla ocupada”, dice Gómez.

Además, la empresa desarrolla a los proveedores y a la cadena de suministro, lo que no sólo la beneficia a ella, sino a toda la industria, agrega.

Ahora ve
PGR informa de los hallazgos en cajas de seguridad de First National Security
No te pierdas
×