Cuádruple play dará negociazo a Televisa

La empresa apuesta a contratos de largo plazo con sus clientes para generar lealtad en triple play; ya ofrece telefonía fija, internet y TV de paga, ahora busca su entrada a la telefonía móvil.
televisa  (Foto: Gilberto Contreras)
Leonardo Peralta

Bastó con que un hogar mexicano tuviera en su azotea una antena roja para picarle la cresta al gigante de la televisión: Televisa.

El artefacto en forma de platillo pertenecía a Dish, un servicio de TV satelital que MVS lanzó a fines de 2008, y que Telmex cobra a través de su recibo telefónico.

De esta forma, Carlos Slim consiguió su boleto de entrada al negocio de la televisión en México, pues su título de concesión le prohíbe ofrecer video de manera directa.

La apuesta de la triada integrada por la estadounidense Echostar, dueña de la marca Dish; MVS, proveedor del servicio, y Telmex, encargado de cobrarlo en su recibo telefónico, llevó a Emilio Azcárraga Jean, director general de Televisa, a crear un plan de contraataque.

En mayo de 2009, Televisa, que logró el lugar 34 en el ranking 2010 de Las 500 Empresas más Importantes de México de Expansión, aprovechó la participación que tiene en las cableras Cablevisión, Cablemás y Cablevisión Monterrey, para unirse con Megacable y lanzar juntos YOO, un  servicio de triple play (telefonía fija, internet y televisión de paga) que prometía ser el paquete más económico del mercado.

“La entrada de Dish obligó a Televisa a reaccionar, ofreciendo un paquete para un segmento que no había atacado antes, el de los hogares con menos ingresos”, dice Gregorio Tomassi, analista de Banco Santander.

Manuel Jiménez, analista de Ixe Grupo Financiero, añade: “Se interesan cada vez más por la TV de paga”.

Consumidores leales

Con esta táctica, Televisa aprovechó un mercado en el que sólo uno de cada tres hogares en el país tiene acceso a la TV de paga, según la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel).

Además estableció relaciones de largo plazo con sus clientes, quienes no cancelan tan fácilmente un contrato que incluye tres servicios: telefonía fija, TV de paga e internet.

Con este tipo de producto “crean lealtad y certeza en el consumo”, agrega Jiménez, de Ixe.

En un año, Televisa aumentó 10% los suscriptores de servicios de paga vía cable y cerca de 24% los consumidores de datos.

En 2009, YOO reveló las intenciones de Televisa: dejar de ser sólo una televisora para ser una empresa de telecomunicaciones.

Dentro de sus planes está entrar al mercado de la telefonía móvil, donde competiría con Telcel y Telefónica, y tener una red propia para llevar más datos a los hogares mexicanos, donde enfrentaría a Telmex.

Sed de nuevos ingresos

En la década de los 90, Televisa estuvo a punto de quebrar, y sus ejecutivos trabajaron duro para salvarla, recuerda Nymia Almeida, analista de la calificadora Moody’s.

El suceso la marcó y desde entonces se inclina a ser una empresa conservadora en sus finanzas.

Es prudente al pedir prestado, no invierte en instrumentos financieros exóticos y mantiene su dinero en caja: cerró 2009 con una reserva de 30,000 millones de pesos (MDP).

Sin embargo, la venta de publicidad en TV abierta, su mayor negocio, pierde impulso.

Aunque los ingresos en este rubro aumentaron 19%, a 21,500 MDP en 2009, su proporción en las ventas totales de la empresa bajó de casi 66 a 40% con respecto al año anterior.

Estos claroscuros no son exclusivos de Televisa.

“Las fuentes de ingresos en empresas de medios y telecomunicaciones están llegando a un punto de saturación”, dice José Otero, presidente de la consultora Signals Telecom.

De ahí que busquen nuevas fuentes de ingresos. Televisa ha invertido más de 580 millones de dólares (MDD) en los últimos cuatro años en adquirir empresas como la operadora de redes Bestel y las cableras Cablemás y TVI de Monterrey.

Las nuevas redes

En gran parte gracias a YOO, a finales de 2009, Televisa consiguió estar presente en tres de cada 10 televisores del país con señal restringida.

Entonces, la firma perfiló su siguiente jugada: ser la primera empresa del país en ofrecer el servicio de cuádruple play (telefonía fija, televisión de paga, internet y telefonía móvil).

Para lograrlo necesita de dos bienes en posesión del gobierno: espectro radioeléctrico (para transmitir señales móviles) y fibra óptica (para llevar datos a hogares y empresas).

El 10 de junio ganó la licitación de un par de hilos de fibra óptica junto con su socia Telefónica. 

Pero todavía participa de la licitación de espectro dirigida por Cofetel. De resultar ganador tendría el recurso básico para dar servicios de telefonía móvil, pero le haría falta un socio con experiencia en el sector.

Por eso, en febrero pasado acordó con Nextel de México, empresa de comunicación móvil y subsidiaria de la estadounidense NII Holdings, adquirir 30% de sus acciones por 1,440 MDD en caso de que ganen juntas la subasta.

“Un paso natural es complementar las redes fijas de distribución con redes móviles”, dice Diego Gamboa, gerente de análisis de la consultora The Competitive Intelligence Unit (The CIU), sobre los movimientos de Televisa.

Negocio redondo

La entrada de Televisa a los servicios móviles podría no ser tan inmediata.

Según José Otero, de Signals Telecom, lo primero que hará Televisa será aprovechar a los usuarios de Nextel para venderles servicios de telecomunicaciones fijas, como TV de paga o internet.

Ya más adelante podrían darles servicios de tercera generación en el celular, es decir, datos móviles a mucha mayor velocidad, agrega Gamboa, de The CIU.

Al mismo tiempo, con los tres tramos de la red de fibra óptica propiedad de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) podría dar servicios de datos, voz y video en más poblaciones.

Con su propia red se “ahorraría el pago de un sobreprecio a otro proveedor de red”, explica Almeida, analista de Moody’s, lo cual es una gran ventaja considerando que la red de su tipo más extensa del país es propiedad de Telmex, su principal competidor.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El futuro inmediato de Televisa está en México. Según Gamboa, de The CIU, “el mercado mexicano aún tiene mucho potencial en servicios de redes móviles e internet de banda ancha”.

Cuando lleguen al tope en México, entonces podrían ir a Centroamérica, pues el resto del continente está muy competido, estima Gamboa.

Ahora ve
El cambio climático está afectando los lugares más bonitos del mundo
No te pierdas
×