“La última cena” ya está en la Red

En una iglesia de Milán “subieron” a Internet una imagen de la obra de 16,000 millones de pixel los detalles de la pintura podrán apreciarse como si se estuviera a centímetros de ella.
La alta resolución permitirá a los expertos examinar los det
MILAN, Italia (AP) -

Usted no necesita ir a Milán para ver ''La última cena'', la obra maestra de Leonardo Da Vinci. Lo único que necesita es una conexión a Internet.

Desde el sábado, las autoridades colocaron en la Red una imagen de ''La última cena'' de 16,000 millones de pixeles, 1,.600 veces más nítida que las imágenes tomadas con una cámara digital de 10 millones de pixeles.

La alta resolución permitirá a los expertos examinar los detalles de la pintura del siglo XV que de otra manera no podrían ver, incluyendo esbozos que realizó Leonardo Da Vinci antes de pintar el cuadro.

Hace posible también que las personas puedan ver los detalles como si estuvieran a unos pocos centímetros de la obra artística, a diferencia de las fotografías comunes, que suelen perder su nitidez cuando el ojo humano se acerca a ellas, expresó el curador Alberto Artioli.

''Es posible ver cómo Leonardo hizo transparentes las copas, algo que no se ve de otra manera'', manifestó Artioli. ''También es posible notar el estado de degradación de la pintura''.

Además de permitirle a los expertos y amantes del arte estudiar la pintura desde sus casas, Artioli manifestó que el proyecto ofrece un documento histórico de cómo luce la pintura en el 2007, que será valioso para futuras generaciones de historiadores de arte.

El trabajo, en la Iglesia de Santa María de la Gracia de Milán, fue restaurado y el proyecto para revertir los daños de medio milenio terminó en 1999.

Leonardo pintó ''La última cena'' en seco, así es que la pintura es más delicada.

En los últimos años se han implementado más medidas para proteger el cuadro, lo que ha dificultado las visitas. Un total de 25 personas pueden ingresar cada 15 minutos a ver la pintura, y en todo el año la cantidad asciende a 320,000 visitantes.

Los visitantes tienen además que pasar por un sistema de filtración para ayudar a reducir la exposición de la obra de arte al polvo y otros contaminantes.

''La demanda es tres o cuatro veces mayor, pero no podemos satisfacerla por los esfuerzos de preservar la pintura'', dijo Artioli.

Ahora ve
No te pierdas