Ochoa, Cabrera y Woods dominan el golf

El golf mundial tuvo un sabor latino en 2007, con la fama de la mexicana y el triunfo del argen Lorena sobrepasó la marca de la LPGA de los 3 mdd en una temporada y Cabrera venció a Tiger Woo
La golfista enfrentará a 5 de las "top ten" en su nuevo reto
CIUDAD DE MÉXICO (AP) -

El golf mundial tuvo un sabor latino en el 2007 con la confirmación de la mexicana Lorena Ochoa como la mejor jugadora de la gira de la LPGA por segundo año en fila y el resonante triunfo del argentino Angel Cabrera sobre Tiger Woods en el Abierto de Estados Unidos.

Ochoa ganó ocho torneos en el año para superar su récord personal y de paso se convirtió en la primera jugadora en la historia de la LPGA en sobrepasar la marca de los 3 millones de dólares en una temporada, al concluir con un total de 4 millones 364 mil 994 dólares en premios. El récord previo era de la sueca Annika Sorenstam, quien en 2002 se embolsó 2 millones 863 mil 904 dólares con 11 victorias en el tour.

El año pasado, Ochoa ganó seis torneos, fue nombrada Jugadora del Año de la gira y también fue líder en ganancias, por lo que se veía difícil superar esos logros.

''El 2007 ha sido un gran año. Después de lo que viví en el 2006, pensé que sería difícil repetir. Pero aquí estoy, me puse como metas ser mejor y ganar más torneos y cumplí, así que no puedo pedir mucho más'', dijo Ochoa.

La jugadora de 26 años tuvo una temporada impresionante al finalizar dentro de las primeras cinco jugadoras en 17 de los 23 torneos en los que participó, lo que la convierte en tal vez la figura más dominante del deporte.

''Me siento bien de estar en esta posición, quiero romper récords y hacer historia'', agregó Ochoa. ''Esta fue una gran temporada, trabajé mucho y por eso me da gusto saber que los resultados se dieron. Claro que hay presión, pero es positiva y eso me gusta''.

Muy importante para Ochoa fue el sacudirse el estigma que pesaba sobre ella de no poder ganar un ''major'', cuando en agosto se impuso en el Abierto Británico.

''Ya no hay más que decir. Hice historia en Saint Andrews, y eso va a quedar marcado por el resto de mi vida'', aseguró Ochoa. ''Fue una larga espera de 24 torneos majors, pero finalmente tengo este trofeo aquí''.

Además del Abierto Británico, Ochoa se impuso en el Safeway International, el Sybasse Classic, el Wegmans LPGA, el Abierto de Canadá, el Safeway Classic, el Samsung World Championship y el ADT Championship.

Quien también ganó su primer major fue Cabrera cuando se impuso en el Abierto de Estados Unidos para dejar atónito al mundo del golf.

A diferencia de Ochoa, Cabrera llegó al Oakmont Country Club con bajas expectativas al estar situado como el 41 del mundo, pero pudo superar por un golpe a los estadounidenses Woods y Jim Furyk para convertirse en apenas el segundo sudamericano en ganar un major y el primero desde que su compatriota Roberto de Vicenzo se consagró en el Abierto Británico de 1967.

''Nunca pensé que esto fuera posible'', dijo Cabrera al final de ese torneo. ''Tuve muchos malos momentos a lo largo de mi vida y ahora tomaré las cosas con más calma y me divertiré''.

Cabrera, quien cerró el año como el número 14 del mundo, captó la atención de propios y extraños con su corpulencia física, estilo de caminar (por algo le apodan ''el Pato'') y su hábito de fumarse un cigarrillo en plena jornada.

Woods estuvo más dominante que nunca, al apilar siete títulos, conquistó otro torneo grande (Campeonato de la PGA), acaparó cada premio importante dentro del circuito, además de llenarse más los bolsillos con millonarios contratos de patrocinio.

Ahora ve
No te pierdas