La clave secreta del jefe de la mafia

El Código Provenzano revela los misterios de la mafia italiana; reconstruye la historia reciente de la organización criminal Sicilia ,desde 1993 hasta el 2006.
Las empresas se unen para defenderse bajo el "Addiopizzo". (

Si usted pensaba que descifrar "El Código Da Vinci" era difícil, trate de interpretar "El Código Provenzano," la clave secreta que el "jefe de los jefes" de la mafia inventó para gobernar la organización criminal durante años, cuando era el hombres más buscado de Italia.

Números, letras del alfabeto, citas bíblicas, referencias a Jesús, están todos en un nuevo libro del magistrado siciliano Michele Prestipino, que trata de revelar los misterios de la mafia que salieron a la luz con el arresto de Bernardo Provenzano, en abril del año pasado.

"El Código Provenzano," que llegó a las librerías italianas, usa docenas de "pizzini," pequeños trozos de papel, que el jefe de la mafia escribía para comunicarse con sus tenientes, para intentar reconstruir la historia reciente de la organización criminal de Sicilia.

"Esta no es simplemente vista en primer plano por parte de la gente de afuera, esto es la Cosa Nostra explicada por la Cosa Nostra, la mafia explicada por los mafiosos en sus propias palabras," dijo Prestipino a Reuters en una entrevista telefónica desde Palermo, capital de Sicilia.

"Tenemos ahora lo que equivale al mayor archivo de la mafia de la historia," agregó.

Provenzano fue el líder indiscutido de la mafia siciliana desde 1993 hasta su arresto, el 11 de abril del 2006, poniendo fin a 43 años en el negocio.

Cuando la policía finalmente lo pescó en su finca cerca de la ciudad de Corleone, que cobró fama en las películas de "El Padrino," su "centro de comando" definitivamente no era de alta tecnología.

El arsenal que Provenzano blandía para dirigir la mafia consistía en dos máquinas de escribir, una manual y otra eléctrica, un diccionario y una copia de la Biblia llena de etiquetas, subrayados y anotaciones sobre versículos del Antiguo y Nuevo Testamento.

Una tabla rústica de madera servía como escritorio sobre la que descansaban una casilla de entradas y otra de salidas, con las que le seguía el rastro al negocio.

Mantenlo entre tus dedos

Los "pizzini," escritos a máquina en papel cebolla y doblados decenas de veces hasta que pudieran incluso entrar entre dos dedos del pie, eran sellados con cinta transparente y enviados a través de una cadena de mensajeros.

"El lenguaje que usaba es el único instrumento que tenemos para entender la personalidad del hombre que encabezó por más de 10 años una de las organizaciones del crimen más poderosas," dijo Prestipino, quien escribió el libro junto al periodista Salvo Palazzolo.

Provenzano, quien abandonó la escuela en Corleone después de segundo grado, a menudo escribía en un italiano con errores gramaticales. Asignaba números del dos al 164 para sus cómplices, él era el uno, y muchos de ellos no sabían qué cifra refería a quién.

Uno de los cómplices más misteriosos era conocido como "el adorado Jesucristo." Figura en varias notas, en las que Provenzano le agradece por sacar a la mafia de aprietos.

"No sabemos si 'el adorado Jesucristo' es una persona o un grupo," dijo Prestipino. "Cuando escribía a sus subordinados, nunca revelaba las identidades."

Ahora ve
No te pierdas