Abren Salón de los Espejos de Versalles

El lunes se reabrió la famosa habitación del Palacio, con 357 espejos restaurados durante tres la constructora Vinci hizo la renovación con 16 mdd, el patrocinio cultural más grande en Franc
La restauración costó 16 mdd. (AP)

El Palacio de Versalles reabrió el lunes las puertas del Salón de los Espejos tras una restauración de la joya del recinto, una galería dorada con 357 espejos, la cual tomó más de tres años.

La renovación de 16 millones de dólares, financiada por la compañía de construcción francesa Vinci, fue calificada como el mayor patrocinio cultural jamás asumido por una empresa privada en Francia, donde trabajos como éste han sido tradicionalmente pagados por el estado.

Vincent Guerre, a cargo de la restauración, dijo que el 70% de los espejos del salón datan de su inauguración en el siglo XVII. Los mismos fueron pulidos y reparados, pero se dejaron algunas pintadas distintivas como la firma ''Rene'' inscrita durante otra restauración en 1820. Ochenta y cuatro espejos fueron reemplazados con otros del mismo periodo. Ninguno se rompió durante el trabajo.

El orgullo de Guerre por la restauración se mezcló al final con algo de tristeza.

''Personalmente, cuando coloqué el último espejo y vi el trabajo acabado, quedé muy conmovido'', manifestó. ''Me dije, 'bien, está listo, pero eso también significa que ya no vendrás más aquí todos los días'. Este es un lugar donde a uno le gustaría pasar más tiempo''.

Uno de los principales retos fue restaurar las pinturas del techo de Charles Le Brun que marcan momentos importantes en el reinado de Luis XIV, el Rey Sol, quien mandó a construir el salón como un monumento a su propia gloria.

La sala de 800 metros cuadrados, construida entre 1678 y 1684, es rica en historia. Allí se firmó el Tratado de Versalles que puso fin a la Primera Guerra Mundial el 28 de junio de 1919.

El Salón de los Espejos ''es una joya que hemos heredado y que debemos cuidar'', dijo Jean-Jacques Aillagon, presidente de Versalles, quien le agradeció a Vinci.

El patrocinio privado se ha hecho más común en Francia desde el 2003, cuando entró en vigencia una ley que le da a las compañías mayores incentivos tributarios para apoyar las artes.

Ahora ve
No te pierdas