Richistán, imperio de ricos

El libro se adentra a una nación ficticia con vestigios del estilo de vida de la clase alta de el autor, columnista de The Wall Street Journal, describe a nuevos millonarios reales.
Un libro donde los ricos crean su propio país. (Especial)
(Bloomberg) -

¿Cómo vive el 1% de los millonarios que controla 33% de la riqueza de EU? Para responder, Robert Frank, columnista de The Wall Street Journal, publicó el libro Richistán: Un viaje a través del auge americano de la riqueza y de las vidas de los nuevos ricos, donde imagina una nación donde el habitante más pobre tiene 10 millones de dólares (mdd).

Richistán es un país de aviones privados, de yates que albergan canchas de básquetbol, donde los relojes Franck Muller y los zapatos Jimmy Choo menudean y donde todos creen que necesitan ser el doble de ricos.

“Los ricos crean su propio país dentro de un país… Tienen una ‘personalidad dual’, con valores de clase media y estilos de vida de clase alta”, escribe el autor.

Frank describe a nuevos millonarios estadounidenses reales, como Sydell Miller, inventora del champú Matrix Essentials, que luego vendió a Bristol-Myers por 1,000 mdd; Ed Bazinet, un católico de la rural Minnesota, que ganó 100 mdd vendiendo pueblecitos de cerámica en miniatura;  o Tim Blixseth, que amasó una gran fortuna en el negocio de la madera y se retiró a los 40 para construir centros de entretenimiento para millonarios.

Claro que estos ricos también tienen problemas. La inflación en Richistán supera a la de EU porque compiten entre ellos por pagar colegios privados, niñeras y comprar pinturas de Cézanne. Ahí, las cosas simples se hacen complicadas: el dueño de un rancho cuenta el día en que se necesitaron cinco personas para atrapar un ratón, o el propio temor que tienen los padres richistaníes a dos palabras: Paris Hilton.

Ahora ve
No te pierdas