Fútbol: sueño de miles, negocio de pocos

El deporte más popular de México permite a algunos jóvenes emprendedores hacer negocios; un claro ejemplo es la primera cancha de fútbol rápido en el país con comentarista en vivo.
Fut Santa Fe, una cancha de oportunidad. (Levi Negrette)
Regina Moctezuma G.
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Su sueño era dedicarse en cuerpo y alma al fútbol, pero Juan Carlos Garduño nunca pensó que su pasión por el balompié se convertiría en un exitoso negocio: Fut Santa Fe, la única cancha de fútbol rápido en México con narrador en vivo.

Con una inversión inicial de 2.5 millones de pesos, Garduño y su hermano montaron una cancha ‘especial’ en la Ciudad de México,  pues cuenta con drenaje, está cubierta por una red que optimiza el tiempo de juego al 100% y tiene un diseño muy atractivo.

La inversión ha sido redituable pues, como asegura Garduño, se trata de “un negocio muy noble, [...] a toda la gente le gusta el fútbol, todos comen fútbol, sueñan fútbol”.

El emprendedor encontró un nicho de mercado listo para ser explotado. Puso los ojos en Santa Fe, una zona carente de espacios recreativos, pero repleta de oficinas con empleados deseosos de salir de trabajar para echar una ‘cascarita’. Seis años después de haber inaugurado la cancha, Garduño sigue haciendo negocio.

El principio no fue fácil, a sólo tres meses  de la apertura no tenían suficientes equipos, por lo que pensaron en una estrategia de publicidad adecuada e invitaron a Hugo Sánchez a inaugurar la cancha. Desde entonces no han tenido que hacer ningún esfuerzo publicitario, se promocionan de boca en boca y ahora les falta espacio para tanto jugador.

Más de 1,500 jugadores visitan la cancha cada semana para disputar el partido que les corresponde. El 95% de ellos son empleados de las empresas aledañas que, en algunas ocasiones, financian la inscripción de los equipos; el 5% restante está integrado por residentes de la zona, tanto de Bosques de las Lomas, como del pueblo de Santa Fe.

Cada grupo paga una inscripción anual de 7,000 pesos, además de pagar los 500 pesos semanales correspondientes al partido que jueguen. Muchos equipos cuentan con el apoyo de sus empresas, que confían en que sus empleados resulten ganadores para obtener como premio la reinscripción gratuita.

La popularidad de la cancha crece tan rápido como la zona donde se encuentra, por lo que los dueños piensan ponerle un segundo piso al campo, además de que están abiertos a vender franquicias del negocio, ambos como planes para el siguiente año.

La cancha no sólo es un espacio para jugar fútbol, sino que es un campo para entablar relaciones y hacer buenos negocios.

“Te puedo asegurar que mucha gente aquí ha hecho negocios, la cancha ha funcionado como una oportunidad para hacerlos”, comenta Garduño.

Los participantes hacen jugadas estratégicas para cambiarse de empresa, conseguir un aumento de sueldo o echar a andar un comercio, del mismo modo en que los creadores de Fut Santa Fe han aprovechado su éxito para seguir haciendo negocios.

Cuando el estacionamiento se llenó hasta el tope de autos, Garduño encontró una nueva oportunidad: abrió un autolavado al lado de la cancha. Así aprovechó el tiempo de sus clientes y les ofreció el servicio para que, después de un buen partido, se encuentren con su auto listo para seguir con sus actividades empresariales.

La idea de Garduño es promover proyectos originales que lleven a constituir negocios de calidad y sobretodo que impulsen el deporte.

Ahora ve
No te pierdas