India recuerda a la Madre Teresa

A 10 años de su muerte, miles de devotos recordaron a la religiosa que se dedicó al trabajo soc algunas personas consideran que la religiosa albanesa no debería ser retratada como una santa.
Originaria de Albania, la religiosa hizo de Calcuta su hogar  (Foto: )
KOLKATA, INDIA (CNN) -

Miles de devotos atestaron el miércoles la sede principal de las Misioneras de la Caridad en la ciudad india de Kolkata para rezar por la Madre Teresa en el décimo aniversario de su muerte.

Las puertas de la Madre Casa, donde vivió y murió la religiosa albanesa, se abrieron al amanecer y cientos de habitantes de barrios pobres entraron en ella.

Con velas en sus manos, se arrodillaron ante la tumba de la Madre Teresa en uno de los salones y rezaron con las religiosas vestidas con el tradicional vestido de la orden, saris blancos con ribetes azules.

"Fue una gran trabajadora social, con un corazón fuerte para ayudar a los pobres. Es la secretaria de Dios", declaró Pushpa, una mujer de mediana edad que había venido desde el estado de Kerala, en el sur, para rezar por su madre, enferma de cáncer.

Unas pocas decenas de personas de una sociedad racionalista gritaban lemas de protesta en el exterior, diciendo que la religiosa no debería ser retratada como una santa y haciéndose eco de las críticas en algunos círculos a la Madre Teresa por su oposición al control de la natalidad y al aborto.

Kolkata -antiguamente conocida como Calcuta- también era pintada como un pozo de miseria y sufrimiento, según los críticos, ignorando su larga historia de creatividad intelectual y artística.

La Madre Teresa hizo de Calcuta su hogar y abrió varias casas, incluyendo una para ancianos y enfermos mortales y otra para niños desamparados.

El arzobispo de la ciudad, Lucas Sircar, ofició una misa especial en la que ricos y pobres rezaron juntos.

También se encontraba la hermana Nirmala, la superior de la orden que sustituyó a la Madre Teresa seis meses antes de su muerte, a los 87 años, el 5 de septiembre de 1997.

"Siento una profunda alegría y gratitud recordando la presencia de la Madre Teresa hoy entre nosotros", dijo la religiosa, al colocar una vela sobre la tumba de la Premio Nobel de la Paz de 1979.

Las puertas de Madre Casa permanecieron abiertas durante todo el día, y cientos de personas entraban con las palmas unidas, algunas llevando flores.

"La Madre me ayudó a conseguir un trabajo y a sobrevivir cuando no tenía nada que esperar de la vida", dijo el ciego Harihar Sahu. "Espero que la santifiquen pronto", agregó.

El martes se publicó un libro con cartas de la Madre Teresa a sus compañeras y superiores escritas durante 66 años, en las que expresaba dudas sobre la existencia de Dios.

Ahora ve
No te pierdas