Equipos argentinos venden jugadores

Los clubes de fútbol están haciendo poca inversión y escasas compras rutilantes; salvo el Boca Juniors, los demás equipos se rearman lentamente para el campeonato de Clausura.
El 'loco' Abreu se fue al River Plate. (Notimex)

Con poca inversión y sin compras rutilantes, salvo Boca Juniors al reforzarse con Juan Román Riquelme, los equipos argentinos se están rearmando de a poco para el campeonato Clausura que arrancará el 8 de febrero.

La idea de los equipos, en general, es promover juveniles, foguearlos y venderlos al exterior.

Ganador de cuatro de las últimas siete ediciones de la Copa Libertadores, Boca sacudió el marcado al comprar al enlace Riquelme al Villarreal español en unos 16 millones de dólares, a la vez que vendió a su volante Ever Banega a Valencia de España en 27 millones.

Boca también vendió a su defensor Juan Krupoviesa al Olympique de Marsella en casi 2.5 millones y se reforzó con el delantero Lucas Castromán, en unos 700,000 dólares. Castromán llegó como jugador libre del América de México.

Si archienemigo River Plate trajo al defensor Gustavo Cabral, al que compró el 50% del pase en 1,500,000 dólares a un grupo empresario que lo tenía prestado en Racing Club y al delantero uruguayo Sebastián Abreu, libre de Tigres de México.

River también vendió al volante Fernando Belluschi al Olimpyakos de Grecia, pero no quedó del todo claro cuando embolsaría ese club ya que el pase del jugador tiene varios dueños.

Boca y River estrenarán nuevos técnicos: los boquenses tendrán en el banco a Carlos Ischia en lugar de Miguel Angel Russo, mientras que los riverplatenses serán dirigidos por Diego Simeone en lugar de Daniel Passarella.

Racing e Independiente, clubes de la ciudad de Avellaneda que tuvieron años de gloria y eran habituales compradores de grandes jugadores, atraviesan por una pobre realidad.

Racing, manejado por una empresa privada desde hace más seis años luego de una quiebra, tuvo que vender parte del pase de varios juveniles para poder afrontar las deudas con el plantel profesional y no contrató ningún refuerzo para la nueva temporada. Versiones de prensa dicen que traería al delantero suplente de Lanús Diego Manicero.

Por su parte, Independiente retuvo a sus máximas figuras: el enlace Daniel Montenegro y el goleador Germán Denis, pero hasta el momento solo sumó al experimentado colombiano Freddy Grisales, quien llegó de Colón en una suma de dinero que no trascendió.

San Lorenzo, campeón del Clausura 2007, se desprendió de Gaastón Fernández (al Monterrey de México), Walter Montillo (Universidad de Chile) y Osmar Ferreyra (Dnipro de Ucrania) y trajo libre del Celta de Vigo al defensor Diego Placente, que jugó con Argentina la Copa del Mundo de 2002 en Corea-Japón.

El subcampeón Tigre vendió el 60% del pase del defensor Alexis Ferrero al Flamengo de Brasil; el campeón Lanús se reforzó con el zaguero central Iván Macaik, quien llegó de Ferro Carril Oeste.

Vélez se reforzó con el defensor chileno Waldo Ponce, una de las figuras de la Universidad de Chile y de la selección. Se dice que habría desembolsado unos 800,000 dólares por la compra del 50% del pase del jugador de 25 años.

Ahora ve
No te pierdas