Picasso brilla en Madrid

El Museo Reina Sofía acogerá una exposición de gran calidad y cantidad del pintor español; cerca de 400 obras de arte como pinturas y esculturas, adornan las salas de exposiciones tempor
Esta exhibición de Picasso es la más valiosa y cara. (Reuter  (Foto: )
MADRID (CNN) -

El Museo Nacional Reina Sofía acoge a partir de esta semana una de las exposiciones de mayor calidad y cantidad sobre Pablo Picasso, que incluye desde sus primeros retratos a finales del siglo XIX a trabajos de sus últimos meses, en 1972.

La muestra fue posible gracias a los fondos del Musée National Picasso de París.

Algo más de 400 obras - pinturas, esculturas, cerámicas, dibujos, grabados, cuadernos de apuntes y hasta 20 fotografías documentales del archivo del pintor español - se exponen en tres de las grandes salas dedicadas a exposiciones temporales.

La colección permanente del museo acoge el afamado "Guernica".

"Esta exposición aporta mucho, y no sólo a los españoles", declaró en la presentación realizada en el salón de actos del museo madrileño la comisaria de la misma y directora del museo picassiano de la capital francesa, Anne Baldassari. "Supone un concepto de Picasso inédito".

"Es la única que lo muestra (a Picasso) del principio al fin y con distintos tipos de obras", agregó.

La llegada de todas estas obras a Madrid es posible gracias al cierre parcial de una gran parte del museo parisino debido a las obras de reforma y ampliación.

A ellas se unen las que ya existían en el museo de arte contemporáneo español, permitiendo contemplar por primera vez todo el proceso creativo de Picasso.

Baldassari, que habló junto al director del Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, y a la coordinadora de la exposición, Belén Díaz de Rábago, agradeció la participación del ministro español de Cultura, César Antonio Molina, que "se implicó personalmente hasta el final a pesar de la complicada burocracia francesa", bromeó.

La muestra está dividida en cuatro etapas: 1895-1924, con los primeros retratos, el cubismo y el neoclasicismo, en la que se pueden ver "La muerte de Casagemas" o su "Autorretrato" del periodo azul; 1924-1935, con varias esculturas del surrealismo, como las "Cabezas" o "Bustos de mujer".

En el periodo 1933-1951 se puede apreciar el contexto de la obra más conocida del pintor malagueño y las que muestran su compromiso con la guerra que asola España, como "La mujer que llora" o "La suplicante".

De 1947 a 1972 se recogen varios tipos de obras, desde la "versión picassiana de la pop culture", en palabras de Baldassari, a piezas de cerámica o cuadernos del artista.

Ahora ve
No te pierdas