"Luz Silenciosa" brilla en premios Ariel

Junto con la película "KM 31" fueron las máximas ganadoras con cinco preseas cada una; ''Los ladrones viejos'', una historia de hombres que cometieron robos, ganó como mejor document
Carlos Reygadas, director de 'Luz silenciosa', considera que  (Foto: )

''Luz silenciosa'' de Carlos Reygadas y ''KM 31'', de Rigoberto Castañeda, salieron como las máximas vencedoras, cada una con cinco premios Ariel, durante la ceremonia de entrega de la presea otorgada por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas.

Reygadas, quien ganó el pasado festival de Cannes, con esa misma cinta, dijo sentirse ''contento y orgulloso'', por el reconocimiento, que incluyó los premios a la mejor película, mejor director, mejor guión original, mejor fotografía y mejor coactuación femenina.

''Esto no te hace ni el mejor ni el peor, Se trata más bien del sentir agradecimiento y de que personas como tu te digan que les gustó lo que les mostraste'', declaró a la prensa después de concluir la ceremonia.

''KM 31'', una cinta de terror, arrasó con los premios a los mejores efectos visuales, efectos especiales, maquillaje, vestuario y sonido.

''Los ladrones viejos'', un documental sobre las vivencias de varios hombres que cometieron robos, en algunos casos espectaculares, durante la década de 1970, sorprendió al ser incluida en la nominación a mejor película y director, entre otras.

A juicio de algunos de los ganadores, como Reygadas, ello demuestra que se está ampliando la diversidad en el cine mexicano.

La cinta ganó en las categorías de mejor edición y largometraje documental.

Jorge Zárate, quien se alzó con el premio a la mejor actuación masculina en ''Dos Abrazos'', aprovechó su turno al micrófono para lanzar varias críticas: El poco reconocimiento a los artistas y científicos del país, la competencia desleal en la distribución de cintas mexicanas frente a los productos de Hollywood y la poca exhibición de las mismas en los cines locales.

Zárate dijo que las leyes mexicanas deberían proteger mejor la industria cinematográfica nativa.

Irene Azuela se coronó como mejor actriz por su trabajo en ''Quemar las naves''.

Joselo Rangel, guitarrista de ''Café Tacvba'', se llevó el premio a la mejor música original, junto con Alejandro Giacomán, también por ''Quemar las naves''.

El músico, quien se encuentra inmerso en una gira con la popular banda, dijo que le ''fascina el cine, siempre que me inviten y sean proyectos que me prendan, yo estoy ahí''.

La reina de la noche fue la actriz Silvia Pinal, quien recibió el Ariel de oro, en honor a su trayectoria, lo cual describió como ''la joya de la corona de mi carrera''.

''Estoy inmensamente feliz, no por vanidad, sino por el reconocimiento a una parte importantísima de mi trabajo'', expresó durante el homenaje.

A diferencia del teatro o la televisión, donde también tiene múltiples créditos, la experiencia actoral en el cine es ''un pedacito de eternidad, a la que quizás todos aspiramos''.

Reconoció que posiblemente no tuvo los mejores papeles o no tuvo mayor consistencia por la cantidad de películas que filmó, sin embargo, ''en todas ellas, di lo mejor de mi''. Acto seguido, se le salieron las lágrimas.

La actriz estuvo acompañada durante la ceremonia de sus hijas, la cantante Alejandra Guzmán, y la actriz Silvia Pasquel, quienes causaron el mayor revuelo durante su paso por la alfombra roja.

Entre los primeros premios que se entregaron se destacaron como mejor ópera prima ''Párpados azules'', de Ernesto Contreras, así como mejor cortometraje de ficción ''Para ver llover'' de Elisa Miller, empató con Acán Coen, por su trabajo ''Fin de trayecto''.

Ricardo Arnaiz, se lamentó de que su película animada ''La leyenda de la nahuala'' haya sido la única nominada en su clase, y atribuyó la situación a las difíciles condiciones de hacer cine en el país.

''Hacer cine es muy difícil, y en animación es lo mismo, quizás un poco más'', dijo el cineasta en rueda de prensa tras recoger su premio.

Dijo que en su caso lo había logrado por su persistencia.

''Tengo la virtud de que soy muy terco y obstinado'', señaló, y confió en que en los próximos años habrá más trabajo de animación.

Durante las primeras entregas de premios, el conductor de la ceremonia, Andrés Bustamante, y el presidente de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, Pedro Armendáriz, hicieron bromas seguidas sobre las incongruencias entre el aniversario de entrega del Ariel y la fecha de su fundación.

Según explicaron, durante 13 años, la falta de apoyos complicó la producción de cine en el país, por lo que no se pudo entregar la estatuilla.

Igual que ocurre en las tradicionales ceremonias de premiación, los largos discursos y las bromas sobre ese mismo particular fueron inevitables.

Ahora ve
No te pierdas