Oswaldo a la cárcel de Chicago

El portero del Tri fue arrestado por provocar escándalo en el hotel donde se hospeda la selecci el portero calificó lo ocurrido en Estados Unidos como "una situación chusca y rara en mi carre
Oswaldo Sánchez durante su participación contra el selectivo
CHICAGO (Notimex) -

Oswaldo Sánchez, portero y capitán de la Selección Mexicana, fue arrestado la madrugada de este lunes por la policía de Chicago y puesto en libertad después de pagar una fianza de mil dólares.

El arresto se dio por provocar escándalo en la habitación del hotel donde se hospedaba la selección, cuando festejaba con otros jugadores el triunfo del equipo tricolor frente a Perú, la noche de este domingo.

La noticia se conoció esta tarde a través de la sección deportiva de las televisoras locales en español, pero el personal de prensa que acompaña a la selección se negó a dar más detalles.

Según las televisoras, el festejo privado de los futbolistas mexicanos se prolongó por varias horas y el escándalo fue en aumento, hasta que algunos huéspedes se quejaron con la administración del hotel.

Elementos de la policía de Chicago llegaron hasta la habitación de Sánchez y procedieron a arrestarlo, pero el portero del "Tri" se resistió agravando con su actitud el delito.

Oswaldo estuvo detenido en la comisaria durante dos horas y pagó su fianza, pero tendrá que presentarse ante una corte el próximo 11 de julio.

La versión de Oswaldo

Sánchez dio su versión de los hechos que lo involucran con la justicia estadounidense por escandalizar en el hotel de concentración del equipo

El portero de la selección calificó lo ocurrido como "una situación chusca y rara en mi carrera".

Sin embargo, a su llegada a la Ciudad de México, el arquero nacional narró lo sucedido: "Les voy a contar la verdad, para que no anden con rumores, ni hagan caso de informaciones".

"Después del partido pedí permiso a "Chucho" (Jesús Ramírez, técnico) para salir con mi esposa a festejar lo del campeonato (con Santos) y el triunfo de ayer (sobre Perú), de regreso al hotel, por ahí de las dos o tres de la mañana, me encuentro con unos compañeros escuchando música en una habitación", explicó.

El arquero del Tricolor señaló que así sucede normalmente, después de cada partido "porque no podemos dormir, y parece que la gente de seguridad había ido a esa habitación dos veces a advertir que le bajaran a la música y cometimos el error de no bajarle".

Entonces, contó Sánchez, "a la tercera llegó la policía y salgo al pasillo a tratar de calmar la situación, para que no se lleven a ninguno de mis compañeros y a defenderlos y resulta que me agarran a mí y me echan gas lacrimógeno y me llevan a la delegación, por así decirlo, ésa es la verdad de las cosas".

Más adelante, señaló que él como capitán de la selección trató de tranquilizar la situación con la gente de seguridad "pero no se prestó a hablar, cuando me di cuenta ya estaba en la patrulla como un delincuente".

"La verdad me da risa, porque soy una persona limpia, que aunque tiene experiencias negativas por ahí, soy una persona íntegra y le pido disculpas a la gente del hotel", manifestó el arquero.

Sánchez dijo que, entonces, fue llevado ante un juez, quien le levantó cargos por un delito menor y lo dejaron salir en dos o tres horas, "y me da risa, porque se me hace una situación chusca, muy rara en mi carrera y todos la conocen, pero se dio de esta manera y ni hablar".

Ahora ve
No te pierdas