Menores, cirugía para sentirse aceptados

En EU, 87,600 operaciones quirúrgicas se realizaron a jóvenes de entre 13 y 19 años en el 2007; en su mayoría de las intervenciones fue de senos y para cambiar la forma de la nariz..
LOS ANGELES (CNN) -

Un joven es molestado constantemente por sus "orejas de Dumbo", mientras que una chica de 15 años se niega a tomar duchas en la escuela porque sus senos están ladeados.

La cirugía plástica (una reducción de orejas o un implante de senos) podría corregir rápidamente ambos problemas para los adolescentes humillados.

¿Pero dónde se marca el límite respecto a la cirugía plástica para adolescentes en un mundo donde la imagen corporal y la autoestima parecen imponerse sobre la resistencia e individualidad?

"A veces, una hora de operación y unos pocos días de recuperación son mejor que una vida de psicoanálisis", dijo Lukash, un cirujano plástico de Nueva York que se ha especializado en adolescentes por más de 20 años.

Lukash, quien combina cirugía con psiquiatría y terapia de arte, dice que una cirugía estética podría ser el tratamiento más adecuado para los adolescentes que, a diferencia de los adultos, buscan mayoritariamente encajar en lugar de destacarse.

"Los adultos que quieren una cirugía plástica están interesados en verse más jóvenes. Los chicos en gran parte quieren ser parte del resto, que no se burlen de ellos o que los molesten", explicó Lukash.

"Cada padre quiere que su hijo se destaque del grupo. Pero primero deben sentirse parte del grupo y no pueden si están siendo atormentados", declaró Lukash.

La Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plasticos reportó que 87,600 operaciones quirúrgicas fueron realizadas a jóvenes de entre 13 y 19 años en el 2007, en su mayoría es de senos y para cambiar la forma de la nariz. Las cirugías para adolescentes representan el 5% de todos los procedimientos realizados.

Pero el tema es tan polémico que Lukash está teniendo dificultades para encontrar una editorial para su libro "The Kindest Cut", orientado a los padres y terapeutas de niños y que combina imágenes de casos extremos de antes y después de decenas de sus avergonzados jóvenes pacientes.

"(Las editoriales) dicen que no es algo para ellos o que es demasiado controversial. Hay gente que no lo leerá pero que decidirá si es políticamente correcto. Pero yo lo veo como cirugía que afecta la calidad de vida", manifestó el doctor.

Ann Kearney-Cooke, una psicóloga que trabaja en Cincinnati, experta en imagen corporal y autora de "Change Your Mind Change your Body" tiene reservas acerca de la cirugía para corregir una baja autoestima.

"Para alguien que tiene partes de su cuerpo que son excesivamente diferentes de la norma, yo haría una excepción", dijo Kearney-Cooke.

"Pero la autoestima no se refiere sólo a cuan grandes sean tus orejas. En lugar de correr al cirujano plástico, dejemos que esos chicos desarrollen habilidades para que manejar efectivamente esas situaciones o decir 'deja de hablar de esa manera sobre mis orejas'", indicó la experta.

Ahora ve
No te pierdas