El secreto de los anticuarios

Las ventas de garaje pueden esconder tesoros artísticos o muebles de época a un precio incompar “no es raro pagar 25 dólares por algo que vale 500” apunta el autor del libro ‘Estate Sale Rich
Las antigüedades podrían contener tesoros. (CNNMoney.com)
Lynya Floyd

Cualquier anticuario o coleccionista conoce la sensación de dicha que sobreviene cuando se encuentra una pieza rarísima a un precio ridículamente bajo. Quizá el mejor lugar para encontrar ese tipo de tesoros, un sitio que los que comerciantes de antigüedades guardan con mucho celo, son las ventas de garaje.

¿No las conoces? Las ventas de garaje o de patio se realizan cuando el propietario de una vivienda muere, alguien se muda de casa o una pareja se separa y vende todas sus cosas. Hay gente que se dedica a organizarlas, revisan el contenido de la casa y le ponen un precio de oferta a todos los objetos, luego preparan una venta para vaciar la casa.

Al comprar en esos lugares puedes encontrar buenas gangas en artículos de colección y antigüedades (muebles, alfombras, monedas o incluso juguetes). Debes estar dispuesto a rebuscar entre los cachivaches inútiles, pero el esfuerzo vale la pena. “No es raro pagar 25 dólares por algo que vale 500” explica Mark Baker, coautor del libro "Estate Sale Riches."

Estos son los secretos que el experto comparte para encontrar esas ‘joyas’ en venta:

Secreto 1. Rastrea las ventas de garaje: busca en la sección de anuncios clasificados de los periódicos de tu localidad. Consulta en Internet si existen servicios de ventas de garaje o empresas dedicadas a la liquidación de bienes. En las páginas web de algunas de estas firmas se informa sobre los próximos eventos.

Céntrate en ciertas zonas de tu ciudad; los barrios históricos, por ejemplo, tienen muchas posibilidades, pues los dueños podrían haber coleccionado objetos que armonizaran con el estilo de la casa. Los anuncios de “todo se vende” auguran buenas compras, pues los propietarios no suelen apartar objetos que no desean ofrecer.

Secreto 2. Investiga previamente: para saber si algo es una verdadera ganga necesitas saber su valor en el mercado. Si tienes un interés particular -digamos sillas diseñadas por Eames- es posible que estés bien informado.

Pero si vas a la venta de garaje sin una idea clara, primero consulta la página de la empresa que la organiza (si la tiene) o de los propietarios, allí suelen publicar descripciones e imágenes de los objetos más interesantes, al menos puedes saber qué cosas encontrarás. Si, por ejemplo, te gusta el cristal de Murano, consulta el precio de artículos similares en eBay.com o LiveAuctioneers.com para conocer su valor aproximado.

Secreto 3. Pregunta si puedes acudir antes: la mayoría de las ventas de garaje se organizan los fines de semana, pero algunas veces los propietarios u organizadores permiten la entrada de clientes selectos antes de abrir al público en general.

Investiga si puedes hacerlo, explicando que tienes especial interés en cierto tipo de arte o mobiliario.

“No preguntes directamente si puedes ir antes, mejor llama y di algo como ‘Me parece que tienen algunas lámparas Tiffany en venta, ¿podría decirme en qué colores?’ Haz que la persona que organiza la venta converse contigo, quizá te invite a verlas” aconseja Sanford Cohen, dueño de la firma Estate Sales Los Angeles. 

Secreto 4. Sé puntual: Si la venta está abierta al público, procura llegar temprano, especialmente si se venderán muchas antigüedades y coleccionables. A veces los propietarios dan un número, y los compradores entran a la casa en pequeños grupos siguiendo ese orden, por lo que debes esperar tu turno hasta que ellos salgan.

En caso de que no puedas llegar temprano, aprovecha estar entre los últimos. “La última hora del día es un buen momento para negociar, los vendedores están dispuestos a aceptar un buen precio y cerrar la venta” explica Joe Rosson, autor del libro Price It Yourself!.

Secreto 5. Aprende de los profesionales: Quizá te cruces con algún anticuario, coleccionista o comerciante de arte en busca de cosas para revenderlas. No te sientas intimidado -es posible que ni siquiera estén buscando las mismas cosas que tú-, así que sé amable y pregúntales su opinión sobre el precio que te piden por algo.

Secreto 6. Pregunta a otros: ya estás en el lugar de la venta, pero no estás seguro del valor de un objeto o dudas de su originalidad, llama a un amigo y pídele que busque información en Internet. Digamos que hay muchas antigüedades de porcelana Noritake, tu amigo puede indagar qué distintivos buscar o qué diseños son los más valiosos; o si es un conocedor pídele que te acompañe a la venta para que te aconseje in situ. 

Secreto 7. Regatea el precio marcado: Ellos quieren vender y tú tienes el poder de negociar. Si quieres que rebajen el precio de algún objeto, simplemente pregunta “¿Podría bajar un poco el precio?” o “¿Es lo menos que pide?”, es mejor dejar la pregunta abierta, pero si quieres poner una cifra no ofrezcas menos del 50% del precio marcado. “Molestará al vendedor y se sentirá ofendido, y por lo tanto te tratará mal” advierte Rosson.

Si la negociación no funciona, deja un papel con tu oferta, nombre y teléfono. Por ejemplo, no quieres pagar 800 dls por un comedor, pero estás dispuesto a pagar 500 dls; si no se vende, hacia el final del día se revisan las ofertas que dejó la gente, y el comedor se vende al mejor postor.

Secreto 8. Los objetos dañados no sirven: una antigüedad o artículo de colección pierde mucho valor si está dañado. Así que revisa con mucha atención las cosas que deseas comprar: busca rayones, grietas, desconchados o astillas, colores disparejos, daños por agua o desgastes. Todas las compras son definitivas, así que una vez que pagaste por el objeto -tesoro o basura- te lo quedas.

Secreto 9. Divide y vencerás: Acude a la venta con un amigo o tu pareja, cada uno busque en direcciones opuestas, elija lo que le guste y lo que cree que le gustará al otro. Cuatro manos son más rápidas que dos.

Ahora ve
No te pierdas