El corazón de Chopin no se analizará

El gobierno polaco denegó una petición para determinar la causa de muerte del genio musical; el corazón del virtuoso del piano se guarda como una reliquia en una iglesia de su ciudad natal
El genio compositor tuvo mala salud toda su vida y murió a l
VARSOVIA (AP) -

Cual santa reliquia, el corazón de Federico Chopin permanece intacto en una iglesia de Varsovia, conservado en alcohol desde la muerte del compositor en 1849.

Y así es como quiere conservarlo el gobierno polaco.

El ministerio de Cultura rechazó el pedido de unos científicos que esperaban someter al corazón a análisis de ADN con la esperanza de resolver el misterio que rodea su muerte. Creen probable que Chopin  (quien padeció mala salud toda su vida y murió a los 39 años) podría haber muerto de fibrosis quística y no de tuberculosis, como dice su certificado de defunción.

El corazón se encuentra en un frasco sellado dentro de una columna en la Iglesia de la Santa Cruz, en Varsovia, de donde jamás fue retirado salvo por razones de seguridad durante la Segunda Guerra Mundial.

Antes de regresarlo a la columna en 1951, un médico examinó el corazón y lo halló en perfecto estado, conservado en un alcohol que muchos piensan que es coñac, aunque especialistas en la vida de Chopin dicen que no hay manera de saberlo con certeza. El corazón está encerrado en el pilar desde entonces.

La existencia de la fibrosis quística, una enfermedad genética incurable, era desconocida en vida de Chopin, y los científicos dicen que muchos de sus síntomas corresponden a ese mal, tales como infecciones respiratorias, fiebres recurrentes, pubertad demorada e infertilidad.

Una vocera del ministerio, Iwona Radziszewska, dijo que las autoridades resolvieron, después de consultar con especialistas, que ''éste no era el momento para autorizarlo ni lo justificaba el conocimiento que se podría adquirir''.

Uno de los especialistas consultados, el presidente del Instituto Federico Chopin de Varsovia, Grzegorz Michalski, dijo que los científicos no demostraron la suficiente pericia en el análisis del ADN ni que hubiera grandes posibilidades de éxito.

La ''posición que predomina'' entre los musicólogos y científicos, dijo, ''es que la investigación propuesta servirá ante todo para satisfacer la curiosidad de los autores del proyecto. Pero no genera esperanzas de la adquisición de conocimientos nuevos que tuvieran un impacto significativo sobre la evaluación de la vida y la obra de Chopin''.

Uno de los científicos, el genetista Michal Witt, reconoció que el análisis de ADN podría no demostrar con absoluta certeza la clase de mal que padeció Chopin.

Parte de la incertidumbre se debe a que no se sabe cuál será el estado del corazón después de tantos años en alcohol. Pero subrayó que su equipo está integrado por expertos como el biólogo molecular forense Tadeusz Dobosz, capaces de realizar ese estudio.

Witt cree que las autoridades rechazaron el examen debido a que Chopin es uno de los grandes tesoros nacionales y su corazón es casi una reliquia sagrada.

''Estoy seguro de que eso fue un factor importante'', dijo. ''Y es comprensible''.

Chopin nació en 1810 en Zelazowa Wola, una aldea cerca de Varsovia, de madre polaca y padre francés. Desde la infancia padeció de mala salud, con infecciones nasales y pulmonares. Era tan débil que en ocasiones no podía salir del escenario por sus propios medios después de un concierto, y hacia el final de su vida daba clases de piano desde su lecho.

A los 22 años dijo que no le crecía la barba de un lado de la cara, un signo de pubertad demorada, que a su vez es un síntoma de fibrosis quística. No tuvo hijos a pesar de tener varias amantes durante su vida, entre ellas la escritora francesa George Sand, madre de dos hijos con su esposo francés.

Aunque el certificado de defunción dice que Chopin murió de ''tuberculosis de los pulmones y la laringe'' su médico, Jean Cruveilhier, dijo que la causa de muerte fue ''una enfermedad no conocida anteriormente'', según documentos citados por Witt.

Chopin pasó sus últimos años en París y allí está enterrado. Pero de acuerdo con su deseo (muy propio de un romántico) su corazón se encuentra en su patria natal.

Witt cree que la solución del misterio tiene un interés que trasciende lo puramente académico.

''Interesa a quienes sufren fibrosis quística y cualquier otro trastorno crónico discapacitante'', dijo. ''Imagine el mensaje que transmite al decir que aún con esa clase de enfermedad, uno puede ser un genio. Y vale la pena resolver el interrogante si es posible''.

Ahora ve
No te pierdas