Phelps vale oro y muchos millones

El joven nadador de 23 años se convierte en el deportista olímpico más rico de la historia; sus contratos no son tan jugosos como Beckham o Tiger Woods, pero su rostro ya aparece en Vogue
El tritón estadounidense llegó a la meta solicitada por Spee  (Foto: )
Cristina Ávila-Zesatti
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

No sólo es el nadador más rápido de la historia reciente. El estadounidense Michael Phelps es hoy en día una marca global que vale millones de dólares.

El atleta más famoso de los Juegos Olímpicos de Pekín está un paso de romper el récord impuesto por su compatriota Mark Spitz, que obtuvo 7 medallas de oro en las trágicas olimpiadas de Munich 1972.

Según los cálculos de los expertos, Phelps percibe unos 5 millones de dólares al año sólo en conceptos publicitarios, pues actualmente está patrocinado por marcas como Speedo, Visa, PowerBar, los relojes Omega, AT&T, Rosetta Stone, Hilton y Kellogg’s.

Y si en Pekín 2008 el nadador de 23 años logra sus aspiraciones de conseguir 8 medallas de oro en las competencias, sus ganancias podrían incrementarse de golpe a 30 millones de dólares.

Octagon, la agencia que representa a quien ahora lleva el sobrenombre de “Aquaman”, ha declinado comentar sobre las ganancias actuales de quien hoy ostenta 11 preseas en su carrera de apenas 8 años en las piscinas olímpicas.

Premios

Pero no todo es miel sobre hojuelas para quien le ha apostado al medallista norteamericano.

Mientras Visa lanzaba una publicidad para conmemorar su título como el olímpico más premiado, la marca de ropa deportiva Speedo se ha puesto a temblar ante la posibilidad de que Phelps cumpla su palabra y gane 8 medallas olímpicas, destrozando el récord de Spitz.

¿La razón?  Speedo prometió al nadador un cheque por 7 cifras si ganaba 7 medallas de oro en competencias olímpicas. El acuerdo se realizó inicialmente para Atenas 2004 y la firma se cubrió las espaldas para reunir un millón de dólares con varias aseguradoras.

Durante Pekín 2008 el reto se mantiene, aunque esta vez, Speedo no tiene seguro.

"Desde el 2007, cuando Michael ganó siete oros, ninguna compañía de seguros quiso garantizar el valor. Y la prima que debíamos pagar casi igualaba el millón, así que con mucho gusto firmaremos el cheque si alcanza siete medallas", ha dicho el vicepresidente de marketing deportivo de Speedo, Craig Brommers.

El futuro asegurado

Su promesa no parece lejana: en 5 competencias durante Pekín 2008, Phelps se ha subido al podio a recoger el oro, y cada vez se acerca más a batir el récord impuesto por Spitz hace 36 años.

Pero aún si Michael Phelps se lleva las 8 medallas en Pekín, los expertos dudan que el nadador olímpico pueda alcanzar los niveles de otros deportistas “de marca” como David Beckham, Michael Jordan o el golfista Tiger Woods, quien está a un paso de convertirse en el hombre de los 1,000 millones de dólares.

Pero eso no quita que “Aquaman” pueda vivir de sus glorias olímpicas (y de sus patrocinadores) los próximos 50 años sin tener que buscar un trabajo.

"En el corto plazo es una mina de oro porque representa a todo lo que es puro, joven, fuerte y con visión de futuro sobre Estados Unidos”, afirmó Michael Lynch, director de auspicios a nivel mundial para Visa, que patrocina a Phelps desde 2002

Déficit de atención

El nadador más grande de la historia reciente, nació hace 23 años en Baltimore, Maryland, y a temprana edad fue diagnosticado con Desorden de Déficit de Atención e Hiperactividad, por lo que sus hermanas (también nadadoras) lo impulsaron en la práctica de este deporte, que lo ha llevado a la gloria: su primera competencia olímpica la realizó a los 15 años.

Fuera de las piscinas, también se mueve como pez en el agua: el deportista ya ha aparecido en revistas como Vogue y Men’s Journal. Y su rostro también figuró en la carrera de NASCAR, junto al automóvil de Jeff Burton, poco antes de las olimpiadas

“No se trata de hacer dinero aquí y allá, sino de dedicarse a lo que uno ama hacer", ha dicho Michael Phelps a la prensa cuando le cuestiona los millones de dólares que obtiene por su desempeño en las piscinas.

Con seguridad, administrar su creciente fortuna también va a requerir esfuerzos olímpicos.

Quizá sólo por si acaso, Phelps estudia las carreras de Mercadeo Deportivo y Administración en la Universidad de Michigan, a donde espera volver al término de las Olimpiadas.

Ahora ve
No te pierdas