Lubezki: fotógrafo que juega a trabajar

Juan Carlos Rulfo y Serguei Saldívar escriben para Life&Style sobre el mexicano nominado al Oscar; Rulfo destaca de su colega la libertad, sencillez y capacidad para siempre proponer algo mejor.
emmanuel lubezki  (Foto: Notimex)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Emmanuel Lubezki sigue siendo ‘El Chivo' de sus años mozos que juega con la cámara como lo hacía en su adolescencia con la música y que conserva su carácter distintivo: sencillez y una "buena mala leche" que le permite "mentar la madre a alguien" de forma tan cómica que al final le dan las gracias.

"‘El Chivo' dejó sembrado en mi entendimiento algo que siempre recuerdo: la actitud ante las cosas", escribe el director y fotógrafo Juan Carlos Rulfo para la revista Life&Style en su edición de febrero 2012.

Rulfo considera que la libertad y el salirse con la suya en el set para terminar proponiendo algo mejor que lo sugerido inicialmente, es el sello creativo de Lubezki.

El 25 de enero, Lubezki fue nominado al premio Oscar en la categoría de Mejor fotografía por la película El árbol de la vida.

El mexicano, quien en 2012 suma su quinta candidatura a este galardón, compite con Guillaume Chiffman (The Artist), Jeff Cronenweth (The Girl With the Dragon Tattoo), Robert Richardson (Hugo) y Janusz Kaminski (War Horse).

En el artículo publicado por Life&Style, Rulfo y el también fotógrafo Serguei Saldívar Tanaka ofrecen a los lectores su visión de Emmmanuel Lubezki.

El director y fotógrafo de En el hoyo revela que convivió con Emmanuel como parte de la misma generación en la secundaria y la preparatoria.

"Siempre se podía ver en el patio de la escuela a una bolita a de chavos sonando la guitarra y cantando a todo pulmón", dice Rulfo. Y agrega que ‘El Chivo' -apodo que desde entonces identifica al mexicano nominado al Oscar-, "siempre llevaba la mano y la voz".

Por su parte Serguei Saldívar, fotógrafo de Bajo la sal, también destaca la capacidad creativa de Lubezki y afirma que en la cinta Children of Men llevó el "concepto de realización hasta las últimas consecuencias".

Narra cómo Alfonso Cuarón y Emmanuel acordaron filmar de la manera más natural. Sin embargo, al enfrentarse a la famosa escena de la persecución en coche, Cuarón decidió usar la pantalla verde para luego postproducir y terminar la secuencia.

Lubezki "se negó rotundamente" y pidió unos días para hallar una solución. El resultado fue "una de las secuencias más memorables de la historia del cine mundial", dice Saldívar.

Dejaron un ejemplo, añade: "Nunca dejar de buscar".

La revista Life&Style ofrece en su edición de febrero 2012, su especial de cine con artículos como:

-Scorsese, el genio se impone. 50 años de hacer lo que quiere con Hollywood

-Paul Newman, Robert Redford, Steve McQueen... los maestros de Ivy Look

 

 

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

 

 

Ahora ve
China y Trump ponen la tensión en la reunión de la OMC en Argentina
No te pierdas
×